13 de julio de 2015

Diario de viaje: Escocia en coche - Islas Orcadas y Lago Ness (Parte III)

Nuestro viaje se adentraba cada vez más en el corazón de Escocia, castillos, lagos y círculos mágicos nos sorprendían a cada paso. En esta etapa dormiríamos en lugares tan especiales como un castillo o una iglesia convertidos en cómodos alojamientos para el descanso del viajero.

DÍA 6: Islas Orcadas

La jornada de hoy iba a ser muy larga. Comenzaba a las 6 de la mañana desayunando en el castillo, donde habían tenido la amabilidad de servirnos antes de la hora de apertura del restaurante. Pudimos llenar nuestros estómagos con cereales, yogur, zumos y té.
A las 9:30 salía desde Gills Bay nuestro ferry que nos llevaría a las Islas Orcadas, y hasta allí teníamos que recorrer dos horas y media en coche para llegar a tiempo y no perder este transporte.
Hay diversas compañías que te llevan hasta las remotas islas, elegimos la Pentland Ferry que por £133 dos personas y vehículo nos llevarían y a las 16:30 nos devolverían al mismo lugar.
El viaje hasta el puerto es increíble. Vamos casi todo el rato por una carretera junto al mar y rodeados de praderas donde pastan rechonchas ovejas y vacas, la raza escocesa con tanto pelo.
Escocia
Cuando llegamos, dimos los datos de nuestra reserva en la oficina y nos ubicaron en la fila. El trayecto en ferry es de una hora y ansiosos desembarcamos en las míticas Orcadas, concretamente en la isla principal Mainland, con la mayor concentración de yacimientos arqueológicos de Gran Bretaña y declarada Patrimonio de la Humanidad. Era emocionante pensar que íbamos a pisar uno de los lugares más remotos de los que habíamos visitado en nuestros viajes por Europa.
La primera parada prevista era la Italian Chapel. La pequeña capilla levantada por los prisioneros italianos que construían allí los Churchill Barriers.
Después nos fuimos a Maes Howe, donde teníamos acceso con nuestras Explorer Pass. Lamentablemente, en taquilla nos dijeron que para ese día estaban todos los turnos de visita completos y nos quedamos realmente desolados. No pensábamos que allí, en un lugar tan remoto pudiéramos tener algún problema con los accesos y sin embargo nuestro primer intento fue decepcionante.
Por suerte, las estrellas del día se pueden visitar libremente y fuimos hacia las Standing Stones of Stenness. Se trata de los restos de un círculo de piedras que datan del año 3000 a.C.

Standing Stones of Stenness
Misteriosos monolitos en las Islas Orcadas
Aunque más impresionantes son los 27 monolitos que aun quedan en pie del Ring of Brodgar, formando un círculo mágico. El fuerte viento que azota el lugar lo hace inhóspito, desolador, haciendo más patente todavía el misticismo de este sitio.
Ring of Brodgar
El circuito arqueológico de Mainland nos transporta a tiempos remotos
La siguiente visita marcada en nuestra ruta era Skara Brae, donde también se puede acceder con la Explorer. Aquí no hay problemas para entrar. Un audiovisual, una exposición y una réplica se anticipan a las ruinas de este pueblo del neolítico también datado en el 3000 a.C.
En Marwick Head, anidan multitud de aves y tuvimos la enorme suerte de ver, entre otras muchas, una pareja de frailecillos. Pero el viento es tan intenso que aguantamos allí poco rato.
Cuando la marea es baja, se puede pasar caminando hasta el Brough of Birsay, un islote donde se levantan los restos de una iglesia del siglo XII que fue la Catedral de Orkney, pero llegamos cuando la marea estaba subiendo.

Brough of Birsay 
Sin embargo, el espectáculo que vimos nos dejó con la boca abierta ya que el agua sube a gran velocidad cubriendo el camino a la isla en unos pocos minutos.
Desde Birsay, tomando dirección Evie, llegábamos hasta el Broch of Gurness, un poblado fortificado de la Edad de Hierro. Es una pena que el viento fuera terriblemente fuerte, pues nos agotaba caminar luchando contra él.
Broch of Gurness
La torre fortificada de Broch of Gurness es la mejor conservada de las islas
No hay tiempo para más, así que dejamos para otra ocasión la visita a Kirkwall, centro administrativo, y su catedral, pues no podíamos perder el ferry que era el último del día. Las Orcadas invitan a ser visitadas sosegadamente, con calma, embriagándose de su magia y de su misterio.
Ya de nuevo en tierra firme aun nos quedaba una cosa por hacer antes de retomar el camino de vuelta al castillo donde dormíamos. Son cerca de las 19 horas cuando llegamos a Ducansby Head, cerca de John O’Groats, dejamos el faro a la izquierda y caminamos unos 20 minutos esquivando ovejas, que son las únicas que en ese momento se encontraban allí. Era tarde para una visita turística en Escocia, pero como el día es más largo a finales de mayo pudimos asombrarnos con los Duncansby Stacks, los impresionantes farallones aislados en el mar.
 Duncansby Stacks
Uno de los puntos más espectaculares de Escocia
Absolutamente solos, el paisaje impone, pero el viento, implacable, sigue sin darnos un respiro así que decidimos regresar a nuestro "humilde" castillo a descansar. Dos horas y media nos separaban de nuestra enorme y confortable alcoba.
Tuloch Castle - Escocia
Dormir en un castillo es una experiencia muy recomendable

DÍA 7: Lago Ness y Elgin

A pesar de que la ruta de hoy nos llevaría bastante rato en coche, hoy madrugamos menos y nos tomamos un buen desayuno en los salones del Tuloch Castle. Dejamos atrás este castillo donde habíamos pasado dos noches de leyenda.
La primera parada en nuestra ruta es el famoso Urquhart Castle en Drumnadrochi a orillas del mismísimo Lago Ness.
El acceso se hace con las Explorer Pass y antes de la visita vimos un audiovisual con subtítulos en castellano, para lo cual hay que solicitarlo a los responsables. Es aquí donde supimos cómo ha llegado el castillo hasta nuestros días y cuál fue su papel en la historia del país.
Urquhart Castle
Uno de los rincones más fotografiados de Escocia a orillas del Lago Ness
El castillo es tan fotogénico que nos perdíamos sacando fotos y sin querer, nuestra mirada se dirigía hacia el lago buscando algún movimiento que nos hiciera ilusionarnos pensando que habíamos visto a Nessi.
Cambiamos un poco nuestra ruta y nos fuimos a Fort Augustus, un pequeño y animado pueblo con unas esclusas que comunican el Canal de Caledonian con el Lago Ness y desde el que parten cruceros por este lago.
Condujimos rodeando el mítico lago hasta llegar a la orilla opuesta al Castillo de Urquhart. Aquí visitamos las Foyers Falls, unas cataratas con una impresionante caída. Aparcamos en la carretera e iniciamos un descenso de unos 10 minutos que nos llevó hasta el salto.
Después, vamos a por nuestro momento “friki-fan”, pasamos de largo el pueblo de Foyers y paramos justo en frente del cementerio. Allí se alza Boleskine House.
Esta casa perteneció a Aliester Crowlie, el mago negro que a principios del siglo XX compró la casa y su finca y celebró aquí sus ritos de magia negra. Tan famoso llegó a ser que, según se cuenta, Churchill contó con sus servicios para contrarrestar a los nazis.
Años después de esta historia, la casa tendría otro célebre propietario: Jimmy Page, componente fundador de Led Zeppelin. Las leyendas del rock hablan de que en su interior acontecieron varias muertes violentas y terminó vendiendo la casa que parecía estaba perseguida por algún tipo de embrujo o maldición.
Nosotros somos amantes de lo oculto y del rock, así que no podíamos dejar de visitar la casa, aunque está casi completamente tapada por la vegetación que la rodea y apenas pudimos ver su tejado.
Sin embargo, nos dio la oportunidad de visitar el cementerio de Foyers, del que habíamos visto un reportaje en el programa Cuarto Milenio. En él, comprobamos, tal y como hicieron constar los investigadores de Iker Jiménez, que el apellido Fraiser era recurrente en las tumbas. Nuestra investigación no llegó más que a tomar algunas fotos del bucólico lugar a orillas del Lago Ness.
Cementerio Foyers - Lago Ness
Un bucólico lugar de descanso eterno con el Lago Ness de fondo
No podíamos demorarnos más pues teníamos una cita con unos delfines en Fortrose, a una hora de allí.
Teníamos que llegar hasta Channory Point y hay que consultar siempre las mareas para saber a qué hora hay que estar ahí. Nosotros lo miramos previamente en esta página web oficial.
Desde que la marea comenzó a bajar, los delfines tardaron una hora y media en dejarse ver, justo enfrente de nosotros, cerca del Fort George. El viento es muy fuerte y la espera se hizo muy larga, pero cuando llegaron, mereció la pena.
Rápidamente se acercaron a la orilla donde nos congregábamos un puñado de curiosos y comenzaron a saltar y a hacer piruetas, a solo unos metros de nosotros.

Delfines en Fortrose - Escocia
Los delfines hacen acrobacias ante los asombrados ojos de los que allí nos congregamos
Emocionados e incrédulos a la vez, no podíamos dejar de mirarlos, pero lamentablemente, el tiempo se nos echaba encima y debíamos ponernos una vez más en camino.
Si echo la vista atrás, habría sacrificado la visita al Fort George por haber podido disfrutar un rato más de estos maravillosos animales en libertad que nos regalaban de forma voluntaria este espectáculo.
Cerraban el Fuerte a las 17:30 de la tarde, pero, aunque llegamos cerca de tres cuartos de hora antes de la hora del cierre nos encontramos muchas salas cerradas. Al Fort George se accede con las Explorer.
El recinto es imponente, con bastiones del siglo XVIII, y muestra la vida de los soldados y oficiales en su interior, a la vez que nos cuenta la historia del lugar con maniquíes y reproducciones de la época.

Fort George - Escocia
Bastiones del siglo XVIII que se extienden a lo largo de una milla
Además alberga una extrarodinaria colección de armas, un depósito de pólvora y muchas piezas de artillería.
Con esta visita, terminamos el día de turismo y pusimos rumbo a Elgin, pero antes, acercaríamos al pueblo a un autoestopista indio que estaba recorriendo Escocia en autobús.
El alojamiento que hoy nos esperaba era uno de los más especiales del viaje: dormiríamos en una iglesia rehabilitada y transformada en un acogedor Bed and Breakfast. Su propietario, Andreas, nos mostró orgulloso el edificio y sus estancias reformadas y a pesar de que nuestra habitación era minúscula, la experiencia nos encantó.
Una iglesia reconvertida en acogedor Bed and Breakfast cerca de Elgin
Recomendamos cenar allí mismo y probar la cocina escocesa con toques orientales que preparan y de paso, terminar la noche con un buen whisky de malta dejándose asesorar por los conocimientos de Andreas en el dorado licor.

Anteriores etapas de este viaje por Escocia:
Stirling y Oban
- Paisajes, castillos y Skye Island
El viaje continua:
- Elgin a St. Andrews
- Reino de Fife, Isla de May y The Borders 

14 comentarios:

  1. Unos alojamientos muy chulos!!!
    Pues sabes? nosotros vimos los delfines desde el Fort George, mas alejados claro está, y de sorpresa...ni idea de que solían acercarse xD

    Las Orcadas quedaron pendientes...ojalá vayamos algún día.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las Orcadas para el próximo viaje y guardad un día para dormir en un castillo.
      Que suerte lo de los delfines, ¿verdad? luego desde Fort George también los vimos a lo lejos.
      besos

      Eliminar
  2. ¡Qué bien me vienes! Creo que voy a hacer una edición impresa de tu diario y me lo leeré con calma porque ¿sabes qué? a la semana que viene me voy a Escocia y estoy viendo (emocionada, sí) que el itinerario que tenemos previsto coincide bastante con el tuyo, así es que tu información, de primera mano, va a ser altamente aprovechada (sé que no te importará :)) Las Orcadas nos parece un lugar muy interesante, esos yacimientos nos llaman y esos círculos de piedras...
    Lo de Boleskine House me parece alucinante, no tenía ni idea (momento "friki-fan", je, je)
    Bueno muchos saludos y gracias mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón de que os sirva de guía nuestra ruta. Os va a encantar todo, lo digo de verdad. En Escocia tuvimos muchos momentos friki-fan ;) entre Harry Potter, Los Inmortales y los grupos de rock... el país da para mucho.
      Un abrazo, familia

      Eliminar
  3. Qué maravilla! Escocia e Irlanda han estado en mi lista de pendientes desde hace muchísimos años. En octubre le tocará a Irlanda, espero que Escocia para el año que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irlanda tiene que ser impresionante también, esperamos tus relatos y fotografías con muchas ganas

      Eliminar
  4. ¡Qué chulada de sitios! Las islas Orcadas con esa cantidad de sitios prehistóricos me ha encantado (lástima que no pudierais entrar al Maes Howe) y el día siguiente os imagino en plan "American Horror Story" ahí visitando la casa del terror... ya os vale! jajaja
    ¡Muy bonito! La verdad es que es una zona que me llama la atención desde hace tiempo... a ver si lío a Cintia, jejeje ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Helena, las Orcadas son increibles y hemos puesto lo de Maes Howe para que la gente lo sepa y no le pase como a nosotros que nos quedamos con un palmo de narices.
      Engáñala que verás como disfrutaís mucho ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Desde que en enero fui a Edimburgo se me ha despertado el gusanillo escocés y encima leo tu entrada y me dan más ganas aun de ir por allí pronto. Muy chulas las fotos! por cierto las vacas escocesas son muy molonas, me gustan, je je. Un abrazo y feliz verano :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caliope. Edimburgo es fascinante la verdad y el país en general increible. Nosotros nos guardamos el máximo de días que pudimos para visitarlo a fondo y volvimos enamorados del pais.
      Besos y feliz verano para vosotros también

      Eliminar
  6. hola, te voy a hacer una pregunta muy tonta pero...es que no lo encuentro, de aquí vas a Elgin...y??? no sé como seguir!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noelia, no es pregunta tonta. El diario todavía no está terminado. Si quieres escríbenos un mail a libretaviajera@gmail.com y te remito un resumen de la ruta completa.
      Vamos muy retrasados con los diarios de viaje.
      Saludos,

      Eliminar
  7. Qué pena, hoy hemos estado en Chanonry Point y no hemos visto ni un delfín! Hemos estado más de 1 hora esperando y la marea ya había bajado hacía rato... Supongo que no todos los días se acercan a la orilla....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hala!!! que pena, igual es por la época ¿o qué? la verdad es que todo lo que habíamos oido era que sí que se veían :-(
      Lo siento mucho, aun así espero que estéis disfrutando del viaje.
      Besos

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria