Un día en Parma

 A apenas una hora en tren desde Bolonia, Parma, la que fue capital del Ducado de Parma, se convirtió en un gran descubrimiento en nuestro viaje por la Emilia Romaña.

Plaza del Duomo - Parma

 Qué ver en Parma

Piazza Giuseppe Garibaldi - Parma
La animada Piazza Giuseppe Garibaldi en el centro de Parma
Tomamos un tren temprano en Bolonia para poder aprovechar el día de turismo. Visitar Parma en un día es suficiente para ver sus atracciones más importantes e incluso disfrutar de su famosa gastronomía.

La primera parada es Iglesia y Monasterio de San Giovanni Evangelista, cuyos horarios de apertura son algo extraños. Su horario es de 08:30 - 11:45 y 15:30 - 19:30. No cobran entrada.

Accedimos lo primero de todo al monasterio, situado a la izquierda de la Iglesia, y atravesamos dos claustros para subir unas escaleras que nos dieron acceso a una preciosa sala con frescos en las bóvedas y mapas en las paredes. Se trata de la monumental biblioteca con más de 20.000 volúmenes.

San Giovanni Evangelista - Parma
Biblioteca de San Giovanni Evangelista
También merece la pena visitar la iglesia con pinturas murales, la mayoría de Correggio y frescos dedicados a San Juan.

Desde allí, caminamos hasta el Palacio de la Pilotta (10€) que abre sus puertas a las 10:30 horas.

Durante nuestra visita, el Museo Arqueológico estaba cerrado, pero acoge varias joyas que merecen mucho la pena. Así, es el Teatro Farnese, ubicado en el primer piso y donde comienza la ruta por el palacio, su mayor tesoro. 
Inaugurado en 1628, fue durante mucho tiempo el teatro más grande de Europa. Está completamente levantado en madera y tuvo que ser reconstruido tras los bombardeos de la II Guerra Mundial.
Teatro Farnese - Palazzo della Pilotta
El Teatro Farnese es un lugar increíble
Desde aquí llegamos a la magnífica Galleria Nazionale di Parma, una de las pinacotecas más importantes de Italia en la que pasamos gran parte de la mañana.
Posee importantes obras de Correggio y de Parmigianino, entre ellas su autorretrato y la Esclava Turca, uno de los cuadros más buscados de la colección. También se expone algo de Leonardo Da Vinci y El Greco.

Galleria Nazionale - Palazzo della Pilotta
Galleria Nazionale en el Palazzo della Pilotta
 La visita finaliza en la Biblioteca Palatina en la que paseamos un rato en silencio entre los libros.

Biblioteca Palazzo della Pilotta
La maravillosa Biblioteca Palatina
Otra visita imprescindible es el Battistero San Giovanni Battista, cuya entrada se compra combinada con la del Museo Diocesano por 12€. 
Construido en mármol rosa de Verona y con forma octogonal refleja el paso del románico al gótico. Los nichos y la cúpula, representan escenas de la vida de Cristo, de los apóstoles y los profetas. 
 
Baptisterio di Parma
Dieciséis nervaduras irradian hacia la bóveda del batisterio

También posee una de las colecciones de escultura románica más importantes de Italia y pueden ser admiradas en su interior, en sus tres portadas y en los bajorrelieves exteriores.

Baptisterio di Parma
Portada del Juicio Universal

 Aquí se repesenta el Ciclo de los Meses y las Estaciones con referencias a los signos del zodiaco.

En la misma plaza del Duomo, la catedral de Parma es otro conjunto maravilloso. Está construida en estilo románico lombardo y con un campanille gótico. Su interior es prodigioso y nos hace viajar 900 años en la historia. En su interior, destaca el Correggio que decora la cúpula.

Catedral de Parma
Viaje al recogimiento y la contemplación

Qué comer en Parma

En cuanto a la gastronomía, Parma tiene varias delicias que hay que probar.

La Prosciuteria (Str. Luigi Carlo Farini, 9) es una de las tiendas más emblemáticas de la ciudad y aunque no compres nada, merece la pena acercarse. Es un lugar ideal para aprovisionarse del famoso Parmigiano Reggiano, que lo venden en porciones al vacio y disponen de quesos con difrerentes meses de maduración. Nos llevamos dos, uno de ellos de 60 meses.

La Prosciuteria - Parma
Queso Parmigiano Reggiano

Y ya que Parma es famosa por su cocina, elegimos un lugar célebre y recomendado en la Guía Michelin, la Osteria del 36 (Str. Aurelio Saffi, 26/A). 

Se trata de un restaurante con solera y carácter, donde hay que probar sus famosos Tortelli alle erbette o los ñoquis caseros al ragu entre otras especialidades. Como entrante elegimos un plato de jamón crudo de Parma con tortta frita.

Comer en Parma
Prosciutto di Parma
 

Otras notas de Italia

Gastronomía en Emilia Romaña

 

Un día en Rávena

Tres días en Venecia e Islas

Qué ver en Roma

Otros blogs de viaje

Vero de Deambulando con Artabria nos lleva 4 días por la Emilia Romaña
David nos enseña su ruta en Mi mundo en una Maleta de 5 días por Emilia Romaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, consulta, impresiones. Haznos saber qué te ha parecido el post

Diseño web por Hazhistoria