Un día en Ravena

Rávena es la ciudad de los mosaicos, declarados Patrimonio de la UNESCO, la sorpresa que aguarda al viajero en la que fue la última capital del Imperio Romano de Occidente y donde Dante finalizó "La divina Comedia".

 

Ravena - Italia


Qué ver en Rávena

A una hora de distancia en tren de Bolonia, es una escapada asequible y que permite conocer Rávena en un día junto con sus ocho tesoros del arte paleocristiano. Nosotros visitamos cinco de ellos.

 

Desde la estación, a unos minutos caminando del centro, nos dirigimos directamente hasta Sant'Apollinare Nuovo, uno de los cinco monumentos que queríamos visitar, para comprar la entrada combinada que nos daría acceso a los mismos. También se pueden comprar las entradas en la Basilica di San Vitale y en la Plaza del Arcivescovile (12,50€). Además de esto, aprovechamos para reservar hora para las visitas del Battisterio Neoniano y el Mausoleo di Galla Placidia.

Sant'Apollinare Nuovo - Ravena
En Sant'Apollinare Nuovo se pueden comprar las entradas

Realizadas las gestiones accedimos a la Basilica de Sant Apollinare Nuovo. Se trata de un amplio y luminoso edificio con tres naves. Sus mosaicos se dividen en zonas diferenciadas. Los recuadros que representan las escenas de la vida de Cristo están muy altos y su visibilidad es reducida. Sin embargo, la parte central, que representa a Santos y Profetas y la parte inferior con procesiones de los Santos Mártires a un lado y las Santas Vírgenes, de corte bizantino, son imponentes. 

Se dice que es aquí donde se puede contemplar la primera reperesentación de la que se tiene constancia de los Reyes Magos en donde figuran con los nombres actuales, ya que en la Biblia no aparecen estos nombres. 

Sant'Apollinare Nuovo - Ravena
Melchor, Gaspar y Baltasar por primera vez nombrados así

Al Baptisterio Neoniano se le describe como el mejor conservado superviviente del cristianismo más primitivo. Su diseño octogonal simboliza los siete días de la semana añadiendo el día de la Resurección. Por fuera es de ladrillo, típico de la época paleocristiana. Su cúpula representa a Juan el Bautista bautizando a Jesús, sumergido con el agua hasta la cintura en el río Jordán. 

Baptisterio Neoniano - Ravena
En la cúpula San Juan bautiza a Jesús rodeados por los apóstoles

Rodean la escena los doce apóstoles y todo ello se eleva sobre una pila bautismal que se utilizaba mediante inmersión total.

Baptisterio Neoniano - Ravena

Justo al lado, visitamos el Museo Arzobispal y la Capilla de San Andrea. El museo tiene piezas interesantes como un trono tallado en marfil y la pequeña capilla, que tiene forma de cruz griega y sobre su puerta de entrada se representa a Cristo como un guerrero.

Capilla de San Andrea - Ravena
Dentro del Palacio Arzobispal se encuentra la Capilla de San Andrea
La Basílica de San Vitale es otra obra maestra del arte bizantino y paleocristiano, de una belleza abrumadora por toda la decoración interior que la ocupa sin espacios vacios.  

Basilica de San Vitale - Ravena
La Basílica de San Vitale es un lugar espectacular
Sus suelos originales y el refinamiento de sus mosaicos invitan a recrearse en su interior.

Basílica de San Vitale - Ravena
Mosaicos en la parte derecha

 Las teselas cobran vida y merece la pena reparar en los detalles, como el mosaico de la emperatriz Teodora a la derecha del altar.

Basílica de San Vitale - Ravena
El mosaico de la emperatriz Teodora está lleno de detalles

Solo nos quedaba por visitar el Mausoleo Di Galla Placidia en donde destacan el cielo estrellado y los apóstoles realizados con teselas. Sus mosaicos son los más antiguos y mejor conservados de la ciudad.

Mausoleo Di Galla Placidia - Ravena
La decoración del mausoleo posee un gran simbolismo
Además se puede aprovechar esta escapada para pasear por las calles en las que Dante vivió sus últimos días y donde murio exiliado. Hay muchas referencias dantescas en la ciudad, entre ellas un museo y su tumba.

Tumba de Dante - Ravena
La tumba de Dante Alighieri

Comer en Ravena

En medio de nuestras visitas, aprovechamos para comer en el emblemático Ca de Ven (Via Corrado Ricci, 24), que significa literalmente Casa de Vino. Vinimos con la recomendación de David y Alberto de Mi mundo en una maleta y descubrimos un enorme local donde probamos los tortellini in brodo, unos tagliolini con alcachofas y una tabla de salamis, acompañado todo por un vino blanco ecológico local.

Tortellini in brodo

Y así, terminado un día completo descubriendo una ciudad con unos monumentos apasionantes, pusimos rumbo a Bolonia para descansar.

Otras notas de viaje

Comer en Emilia Romaña

Un día en Parma


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, consulta, impresiones. Haznos saber qué te ha parecido el post

Diseño web por Hazhistoria