Consejos para un viaje a Myanmar


El viaje a Myanmar llevaba rondando nuestras cabezas mucho tiempo. El Sudeste Asiático nos enamoró hace años y la antigua Birmania nos atraía con su llamada de forma insistente. Cuando conseguimos juntar unos días en la temporada seca del país, no lo dudamos, Myanmar sería nuestra próxima parada.


 

Este viaje a Myanmar en 18 días nos llevará a recorrer los puntos más emblemáticos, los lugares imprescindibles de Birmania en un primer viaje al país.

 

Visado 

Nosotros tramitamos nuestros visados a través de la web oficial del gobierno de Myanmar: https://evisa.moip.gov.mm

Requisitos para obtener el visado:
  • Pasaporte con validez mínima de 6 meses
  • Una fotografía reciente (4,8 cm x 3,8 cm)
  • Pago tasas (en 2018 son $50)
Una vez efectuado el pago y enviado lo que se solicita, recibimos un mail de confirmación y en unos días nos remitirán la respuesta con nuestro eVisa. En nuestro caso fue casi inmediato.
Es importante imprimirlo y llevarlo siempre con nuestros pasaportes.
Desde su solicitud, el visado tiene una validez de tres meses.

Clima 

En Myanmar existen tres estaciones: fría, cálida y húmeda.
La estación fría va de octubre a febrero. El clima es seco y las temperaturas oscilan entre los 20 y los 24ºC. Aunque dependiendo de las zonas encontramos más calor. Es una de las mejores fechas para viajar a Myanmar y la que elegimos nosotros.
La estación  cálida es entre marzo y mayo. Algunas zonas del país son un horno, alcanzando los 40ºC.
La estación húmeda la encontramos entre junio y septiembre, en algunas zonas del país se producen lluvias torrenciales, es la época del monzón.

 

Hoteles 

Habíamos oído que la relación calidad/precio de los hoteles no es tan buena como en otros países del Sudeste Asiático. Si bien es cierto que es algo más caro que sus vecinos, los hoteles son muy correctos, limpios y con personal amable y atento.

Nuestra experiencia se basa en hoteles de gama media, con habitación y baño privado.
Para este viaje, hemos reservado todos los hoteles con antelación, a través de alguna página de reservas o directamente con el hotel.
Para elegirlos nos hemos basado en comentarios de viajeros de TripAdvisor o de las valoraciones de las webs de hoteles.
Según nuestra experiencia personal, nos gusta reservar con centraldereservas.com ya que suele ofrecer buenos precios, acumulas dinero en tu monedero y la atención al cliente es excepcional.
Puedes ver los hoteles en los que nos alojamos con fotos y comentarios sobre ellos.

 

 

Transportes internos 

 

Vuelos domésticos

Para los vuelos internos nos decidimos a reservarlos por la agencia Onestop-Myanmar, que Vero, de Paco y Vero Travels nos había recomendado. Esto lo hicimos una semana antes de viajar.

Hay bastante oferta de vuelos y horarios y no pensamos que haya grandes problemas para encontrar plaza.
Contactamos con esta agencia por mail pidiéndoles precio y horarios para dos vuelos domésticos y nos respondieron enseguida. Una vez elegimos los horarios que nos interesaban nos enviaron una confirmación de reserva.

El pago fue a nuestra llegada a Yangon, eso sí, en dólares, aunque también nos daban la opción de pagar con tarjeta con antelación con un recargo del 3%.
Demostraron gran profesionalidad y seriedad, pues todos nuestros correos fueron contestados puntualmente.
El responsable se presentó en nuestro hotel a la hora convenida con toda la documentación y el día antes de cada vuelo nos enviaba un SMS indicándonos que nuestro vuelo seguía en hora y sin incidencias.


Los aeropuertos interiores son bastante rudimentarios, nuestras maletas eran cargadas de forma manual y pasaban por delante de nosotros. Los aviones son casi autobuses de hélices que realizan trayectos y paradas a lo largo de todo el territorio nacional.
Nosotros volamos desde Heho (Lago Inle) a Mandalay en un vuelo de 25 minutos que salió a su hora con la compañía Air KBZ y de Bagan a Yangón, vuelo en el que sufrimos un retraso de media hora y de lo que fuimos informados en el mostrador de facturación, en un trayecto de 1,5 h. de duración, con la compañía Golden Myanmar.
Las dos aerolíneas son muy correctas

 

Transporte terrestre 

Los traslados de menos de 4 horas los hacíamos en coche con conductor. Los hoteles suelen gestionar estos desplazamientos a precios correctos aunque tal vez se pueda encontrar algo más barato con los taxistas que se ofrecen en las puertas de los hoteles o en la calle.

 

El hotel de Yangon nos tramitó el traslado de Yangon a Kinpun, trayecto de 4 horas en un monovolumen para los 4, que compartimos con la mujer del conductor.

El hotel de Kinpun nos buscó un conductor que nos llevó a Hpa-An, éste nos ofreció llevarnos a Inle unos días después pero preferimos hacerlo en autobús nocturno porque salía más barato y no perdíamos un día de visitas. Este trayecto fue en coche y el amable conductor nos paró para hacer una visita a una pagoda y a una cueva durante el camino.

El desplazamiento de Mandaly a Bagan lo reservamos con Mr. Linn, un conductor muy recomendado en un foro, a través de su correo electrónico. Como él no estaba disponible nos envió a un compañero. El viaje dura unas 3,5 horas y también fue en coche. Podéis contactar con él en la dirección etlinaung@gmail.com.

Con Mr. Linn también contratamos una excursión de día con conductor por las Antiguas Capitales, en los alrededores de Mandalay. Nos mandó a un agradable chófer que nos esperaba después de cada visita con agua y toallitas frescas.

Para ir desde Hpa-An a Nyaung Shwe a través del hostel Soe Brothers en Hpa-An, reservamos asientos para un bus nocturno. En este trayecto no hay autobuses de gama alta y las 11 horas que duró el viaje las pasamos en asientos reclinables. Fue bastante pesado, pero no había otro modo de hacer este recorrido.

Con los Soe Brothers y siguiendo los pasos de Una Vida de Viaje, contratamos la excursión para visitar los puntos de interés más emblemáticos de Hpa-An en un tour privado (éramos cuatro) en tuk tuk.

El tuc tuc nos espera para llevarnos a la siguiente visita

Los traslados al aeropuerto desde los hoteles los gestionábamos con los propios hoteles que siempre tienen algún conductor dispuesto a hacer estos servicios. Nos enviaron en los dos casos monovolúmenes.

En las grandes ciudades como Yangón y Mandalay reservábamos los taxis a través de la app Grabb, funciona bien y además las tarifas son mejores que las que consigues con los taxistas en la calle. Esta aplicación no pide tarjeta de crédito, es cómoda y fácil de utilizar.
Si preferíamos ir en tuc tuc lo negociábamos con alguno que veíamos parado por ahí.
En general, tanto con Grabb, como los taxis y tuc tuc ofrecen precios baratos y merece la pena moverse rápido y confortablemente por las capitales.

Viaje en tuc tuc para cuatro
En Bagan alquilamos durante tres días unas motos eléctricas con las que pudimos movernos comodamente y descubrir la maravillosa planicie plagada de pagodas.  Gracias a este medio de transporte pudimos adentrarnos en lugares más apartados, algo menos restaurados pero con muchísimo más encanto.
Estas motos las alquilamos en el hotel.
Nuestras motos a la sombra y la visita en compañía de un rebaño de cabras y nadie más

 

Comidas 

La comida del sudeste asiático nos gusta mucho. Sin llegar al nivel de Vietnam, en Myanmar hemos comido bastante bien y a precios muy económicos.

El problema es que hay menos variedad y puede llegar a saturar un poco.
Los noodles y el arroz acompañados con verduras, pollo, ternera o cerdo suelen ser los platos más consumidos. Los curris birmanos, las ensaladas (hacemos mención especial a la laphet con hojas de té encurtidas) y las sopas (deliciosa la mohinga) son platos habituales que probaremos en muchos sitios.

Deliciosa comida en Pindaya. Si miras bien verás un platillo con hormigas fritas

Seguridad y Salud 

El país es muy tranquilo en cuanto a seguridad pública. No hemos tenido sensación de inseguridad, miedo, intentos de estafa… Al contrario, la gente es honrada y si se te cae un billete te lo vienen a dar.

No aceptan propinas, salvo en lugares más turísticos, y si dejas algo de dinero te lo devuelven sin saber muy bien qué hacer con él. Entendemos que esto irá cambiando con el tiempo y con la afluencia de turistas.

 

La conducción es más problemática. El mayor inconveniente es que el volante está a la derecha (herencia de la colonización británica) sin embargo se circula por la derecha, así que los adelantamientos son una maniobra arriesgada por la falta de visibilidad.
Hay muchas motos, camiones y tráfico en general y para los europeos cruzar las calles es complicado.

En cuanto a la salud, hay que seguir las recomendaciones de las consultas de Viajeros Internacionales. En nuestro caso la de Zaragoza recetó profilaxis contra la malaria y la consulta de Madrid no.

El agua hay que beberla siempre embotellada. Este es el primer país en el que no hemos comprado ni una sola botella en todo el viaje, porque los hoteles y los conductores nos daban botellas de agua y al final terminábamos con una buena colección.

Es muy interesante, para nosotros imprescindible, contratar un seguro de viaje con buenas coberturas y que sepas que responde. Nosotros confiamos en Intermundial contratando su seguro Totaltravel. En esta ocasión no hemos tenido que hacer uso de sus servicios, pero sabemos que se han ocupado de todo de forma correcta en los casos que conocemos. Eso sí, siempre hay que seguir sus instrucciones y guardar todos los justificantes de pago, facturas e informes en el caso de que los haya.

[Extra consejo: ¿quieres conseguir un descuento del 20% en tu seguro con Intermundial? Introduce el código LIBREINTER al contratarlo.]

 

Dinero 

Comprobamos que en Myanmar es mejor cambiar en bancos o casas de cambio que sacar dinero de cajero. El cajero te deja sacar un límite de 300.000 kyat y te cobra comisión.
También es interesante llevar dólares, ya que algunos servicios (en nuestro caso los billetes de avión, algún conductor y hotel) los pagábamos en esta moneda. Los billetes tienen que ser nuevos y en muy buen estado y en esto son muy estrictos.

En algunos hoteles (no en todos) te cobran comisión del 3% por pagar con tarjeta, pero avisan de antemano.

 

Otros consejos 

En Myanmar el turismo religioso es el más importante.
Visitaremos muchísimos templos, pagodas o cuevas en las que hay que caminar descalzos y aquí “descalzo” quiere decir sin calcetines, no como en otros países del entorno que permiten entrar con los pies cubiertos.

 
Así que nuestra recomendación es llevar calzado fácil de quitar y poner (lo haréis muchísimas veces a lo largo del día) y meter en la mochila toallitas húmedas y alcohol o algún limpiador desinfectante, porque los pies terminan sucios, negros o marrones y bastante doloridos por los lugares sobre los que hay que caminar.
También llevábamos una bolsa para poder meter los zapatos y llevarlos con nosotros si no queréis dejarlos en la entrada.

Una aplicación que utilizamos para orientarnos y encontrar todos los sitios que nos interesan es citymaps2go que funciona offline. Nos resultó imprescindible en Bagan, para localizar todas las pagodas y marcar aquellas que visitábamos, las que se podía subir, etc. Y nos vino muy bien en el resto de ciudades.

Para contar con internet todo el día, compramos unas tarjetas SIM en el mismo aeropuerto. Por 7.500 ks dispones de 5 gigas y 40 minutos en llamadas.
Los enchufes son de tres clavijas planos, aunque los nuestros normalmente encajan bien y funcionan, pero no está de más meter un adaptador en la maleta.

En general

Myanamar es un país del que facilmente te enamoras. Su belleza radica no solo en su patrimonio sino también en las personas con las que te cruzas. Amables, sonrientes, honestos, no podemos contar nada malo del país. No te acosan, no te agobian, no tratan de sacar más que lo que es justo y si pueden hacerte un favor, lo harán sin pedir nada a cambio.

Blogs de viaje y material de consulta 

Los viajes de Paco, Vero, Helia y Edu
El Rincón de Sele
Una vida de Viaje
Cómete el mundo
Guía de Myanmar de Anaya

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Diseño web por Hazhistoria