15 de diciembre de 2014

LA TORRE DE LOS ITALIANOS - VISITA CON GOZARTE


Un cementerio en una torre, una torre en Zaragoza que es territorio italiano, una iglesia con símbolos ocultos... GozARTE propone y nosotros los seguimos allí donde vayan.
Dentro del ciclo “DESCUBRE ZARAGOZA ESCONDIDA”, gozARTE nos propuso una visita muy especial. Nos invitó a adentrarnos en la torre de la zaragozana iglesia de San Antonio. El título de la visita: Un cementerio en una Torre.

Torre de San Antonio de Padua
Una visita organizada por GozARTE, un cementerio, una iglesia, historias desconocidas de nuestra ciudad… el plan tenía todos los ingredientes para ser más que interesante.
Así que una mañana de domingo, que amaneció muy lluviosa, como anticipándose un poco a las tristes historias que íbamos a escuchar, nos encontramos con Maribel, nuestra entrañable cicerone para esa mañana otoñal.
La iglesia de San Antonio de Padua, tiene una estructura imponente, regia, con grandes muros y un torreón que domina toda la ciudad. Su estructura recuerda más a una fortaleza que a una iglesia. Pero hoy no trataríamos historias religiosas ni hablaríamos de arquitectura, la visita de aquel día nos adentraría en el enorme torreón para descubrir una historia increíble.
Y es que, lo que nunca habríamos podido imaginar los cientos de veces que hemos pasado por delante de esa iglesia, es que la torre es en realidad un panteón, donde reposan los restos de los italianos muertos en la Guerra Civil Española.
Pero antes, Maribel nos expuso los  antecedentes de esta torre y nos explicó su motivo.
Así pues, los primeros monumentos-cementerio de este estilo, los encontramos en el Norte de Italia y se construyeron para los caídos en la Primera Guerra Mundial. Tan impresionantes algunos que en ellos descansan para siempre los restos de 100.000 soldados, aunque la mayoría de ellos sean desconocidos.
Os podréis imaginar la magnitud de estos monumentos funerarios, tremendos y sobrecogedores.
La historia de nuestra torre, comienza con el envío de 75.000 legionarios italianos por parte de Mussolini en apoyo al levantamiento contra la República Española. Con este contingente también viajaba un capellán que registraba dónde iban quedando los caídos en combate. Pero no solo eso, sino que cada fallecido era enterrado con una botella atada a una de las extremidades donde figuraban sus datos y según estuviera atada a un brazo o pierna, podría adivinarse también el rango del difunto.
En Aragón se dio el mayor número de legionarios caídos en combate  y además, Zaragoza fue una ciudad fundada por César Augusto y los fascistas italianos pretendían recuperar el esplendor del Imperio Romano, así que la ciudad fue la elegida para albergar este monumento. Por eso, aquellos que saben mirar, reconocen decoración fascista en muchos de los elementos de esta iglesia.
La primera piedra se pondría en 1941, pero el proyecto no llegaría nunca a completarse según el plan inicial. La postguerra española trajo consigo una brutal falta de suministros y además de eso Mussolini había caído, así que la construcción se retoma pero serviría como panteón para todos los caídos, es decir, allí yacen tanto legionarios como brigadistas que vinieron a defender y apoyar al bando republicano.
Además de muchas cosas que quedaron inacabadas, la torre pasó de 72 metros ideados inicialmente a 42 metros, aun así es de impresiónate envergadura y desde lo más alto contemplaremos una de las vistas más completas de Zaragoza y además, nueva para nosotros.
Ahora que sabíamos la historia y los antecedentes de este lugar nos disponíamos a subir a la torre, pero quedaba un pequeño trámite por cumplir. Nos adentrábamos en territorio italiano, así que había que dejar constancia de nuestro acceso firmando y consignando nuestro DNI y este listado sería enviado al vicecónsul italiano y quedaría registrada nuestra visita.
Se accede por una pequeña capilla, donde se muestra una maqueta de lo que habría sido el edificio si se hubiera seguido el desarrollo planificado inicialmente y procedemos a subir por las rampas que llevan hasta lo más alto.
Interior Torre San Antonio de Padua Zaragoza

Ante nuestros ojos desfilan 4.000 nombres aunque hay menos cuerpos por dos motivos: porque algunos fueron repatriados a petición de la familia y porque no se recuperaron todos los cuerpos. Muchos fueron los brigadistas que desaparecieron ya que no llevaban el sucinto control de caídos que los capellanes de los legionarios elaboraban y Franco no dio facilidades para su recuperación.
Alguna fotografía, solitarias flores o notas dejadas por familiares, son los únicos objetos que vemos en este silencioso lugar y que nos recuerda que es un cementerio.

Si queréis conocer más, historias interesantes, canciones de la época o destinos trágicos, os recomendamos la visita de gozARTE.
La torre está abierta al público y se puede acceder siempre que sea de día (pues la luz eléctrica no es su elemento más característico) e identificándose a su entrada, como nosotros hicimos.
Un lugar interesante, desconocido para la mayoría de los zaragozanos, que nos traslada a territorio italiano y a imaginar terribles destinos e historias de los que allí descansan el sueño eterno.







4 comentarios:

  1. Qué sitio tan curioso! Ya voy a tener cosas que ver cuando vaya por tu tierra

    ResponderEliminar
  2. Un cementerio de soldados fascistas que vinieron a derribar un gobierno democrático, donde apenas hay unos 20 brigadistas, enterrados en los años 80, junto a esos repugnantes criminales. A día de hoy se siguen haciendo aquelarres fascistas en esa iglesia para oprobio de todo democrata que se precie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es así exactamente. Si bien el Sacrario y la iglesia pertenecen al gobierno italiano, los capuchinos pueden disfrutar de la iglesia en usufructo a cambio, entre otras cosas, de oficiar cada dos de noviembre un Te Deum en memoria de los italianos caídos en la Guerra Civil. Durante muchos años, los asistentes a este Te Deum eran los familiares y descendientes de estos caídos pero, por desgracia, hay quien sigue apropiándose de símbolos ajenos de manera perversa y, como bien dices, ahora son grupos fascistas quienes utilizan la celebración de dicho Te Deum para montar sus follones.

      Una lástima, sin duda.

      Eliminar
    2. Gracias por la aclaración y ampliar la información.
      Siempre es interesante conocer más sobre lugares que en algunos casos son fuente de polémica.

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria