27 de octubre de 2014

ELEPHANT TRANSIT HOME - Elefantes en Sri Lanka

La visita al Elephant Transit Home en Sri Lanka nos dejó un sabor agridulce. Amargo, porque lamentablemente han de existir estos campamentos mientras la mano del hombre siga haciendo estragos en la naturaleza y dulce, porque comprobamos la gran labor que aquí se lleva a cabo y fuimos testigos de que muchos elefantes se han salvado de una muerte segura o de una vida repleta de penurias.


Bebé elefante

Llegaba uno de los momentos más complicados mientras preparábamos nuestro viaje a Sri Lanka. La decisión de visitar un campamento de elefantes. Esta elección es muy delicada y a la vez muy importante para nosotros. Tenemos sentimientos encontrados porque, como amantes de los animales y defensores de la naturaleza, queremos, necesitamos ver elefantes y otras especias de cerca, pero por otro lado nos negamos en rotundo a ver animales enjaulados, amaestrados o en condiciones que no son las más adecuadas ni naturales.
No estábamos dispuestos a contribuir y mantener los lugares que proliferan en el sudeste asiático que, disfrazados de centros de recogida y rehabilitación utilizan a los animales para el disfrute del turista y el dinero fácil que reporta a los responsables. Así que, para no equivocarnos y tomar la decisión acertada, nos pusimos en contacto con FAADA, la fundación que fomenta el turismo responsable entre otras muchas cosas y son los que nos dieron a conocer este lugar.
El Elephant Transit Home, en Udawalawa, es un centro de acogida de elefantes jóvenes, contamos 34 ejemplares, en donde se les cuida hasta su puesta en libertad. No es un lugar para turistas, no es un sitio donde subir en elefante y dar paseos emulando a los grandes exploradores de tiempos pasados, no es un campamento para tocar e interactuar con los pequeños. Aquí se trabaja para la rehabilitación de los animales que por una u otra circunstancia se han quedado solos o malheridos y al turista solo se le permite acceder a las horas en que se les alimenta y situarse en una plataforma para ver este precioso momento.
Avalado por FAADA, nosotros entrábamos tranquilos a este lugar. Pagamos las 500 rs que costaba el acceso y fuimos testigos de la alimentación y momentos de esparcimiento de los pequeños y jóvenes elefantes.
Situados en la plataforma de visualización, vimos emocionados, como una fila de elefantes se dirigía hacia la zona de alimentos encabezados por una persona. Se quedaron esperando en la puerta y el pastor les iba dando paso de tres en tres. El primer elefantito que entró, nos hizo soltar a todos una exclamación de ternura y de simpatía a la vez, porque encaró el camino a la carrera dejando atrás a todos sus compañeros llegando el primero a los grandes biberones repletos de leche que le esperaban.

Elephant Transit Home 
La mecánica es la siguiente: los elefantes esperan en un prado, detrás de una valla; les van dando acceso en pequeños grupos, pues solo hay tres voluntarios con los voluminosos biberones; tras un corto suministro de leche pasan a una zona donde tienen ramas y una charca donde aprenden a comer y a disfrutar de un baño en compañía del resto de la manada que se les va uniendo.

Elephant Transit Home 

Esto se hace cuatro veces al día a las 9, a las 12, a las 15 y a las 18 horas, todos los días y las taquillas las abren media hora antes del momento de la comida.
Puede parecer una tontería, pero nos sentimos más felices así, viéndolos en su día a día, recuperándose, aprendiendo a ser elefantes, que subidos sobre ellos. Pensad en las vidas de estos animales esclavizados y tratados como herramientas, explotados y por supuesto, no os llevéis al engaño, maltratados.
Ningún centro de rehabilitación serio permite que los turistas den paseos sobre los elefantes, así que, si no se quiere contribuir a la continuidad de estas actividades lo mejor es no acudir a estos campamentos, ni dejarse engañar con falsa publicidad. Y ante la duda FAADA asesora y ayuda en la elección.
Con pena, porque también vimos casos tristes allí, pero ilusionados porque aun hay esperanza para ellos nos marchamos  y dejamos allí a los pequeños elefantes que pronto disfrutarán de una preciada libertad.
Elephant Transit Home

18 comentarios:

  1. Precioso post, a pesar de la tristeza que provoca esta situación...

    un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía.. una sensación agridulce. Yo me fui triste de allí pero con esperanza.
      Besos

      Eliminar
  2. ¡Qué bonita entrada!
    Debió ser un momento precioso el ver a esos peques.
    Tienes razón a veces las ganas de interactuar con ellos nos pueden, pero no es lo mejor para ellos.
    Ojalá se acaben esos malos tratos para nuestro disfrute.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iciar,
      es muy dificil que se terminen. Mientras alguien pague por subirse a un elefante, por hacerse una foto con un encantador de serpientes, por entrar a un circo o un zoo los animales seguirán sufriendo y seguirán pagando nuestros errores. Y lo peor es que los que potencian estas actividades es gente a la que le gustan los animales, ya no hablamos de otro tipo de actividades más devastadoras.
      Besos

      Eliminar
  3. Nosoros en Tailandia hemos estado en el Nature Elephant Park, con la misma filosofía y la verdad que se pasa muy bien. Me apunto ese para cuando vaya por allí. Monísimos los elefantitos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermana estuvo en ese campamento en Tailandia y salió llorando por lo que allí vio, pero hacen una grandísima labor concienciando y rescatando.
      Este es otro tipo de campamento, con otro fin, pero maravilloso también.
      Un besico

      Eliminar
  4. :') que lindos los elefantes bebes, espero que pronto puedan ser libres... tienes razon es una dificil decision a la hora de escoger un lugar asi para visitar. Por suerte FAADA ayuda con la eleccion... hay que apoyar a quien lo merece!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por apoyarnos y comentar.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  5. Pues me parece muy acertada vuestra decisión y un lugar así, aunque es verdad que ojalá no tuvieran que existir, es siempre un motivo de satisfacción, por la sensibilidad que supone con los animales. No es lo habitual. Una visita encantadora, eso de los elefantes bebés tomando su biberón resulta de lo más enternecedor. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chicos. Yo me fui bastante emocionada de allí y con lágrimas asomando. Pero los peques están genial allí, es que yo soy muy sensible :'(

      Eliminar
  6. Que maravilla y que buena elección!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Yo también me habría emocionado en un lugar así! Buena elección la vuestra ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de saber que eres una pesona sensible... aunque algo me imaginaba ya ;-)
      besos

      Eliminar
  8. Que bonita entrada, muy tierna y entrañable pese a la dureza de la vida de estos animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, de momento estos están a salvo y recuperándose... pero hay mucho trabajo.

      Eliminar
  9. Aunque haya casos tristes hay que pensar en el bien que les hacen este tipo de centros. Muy bonita la entrada...
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Helena, son lugares muy importantes para la conservación y por eso buscamos este en concreto y no otro para visitar.
      besos

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria