4 de agosto de 2014

Diario de Viaje a México: Riviera Maya

Seguíamos disfrutando de las delicias de la Riviera Maya, con sus playas de ensueño, sus ruinas mayas y sus cenotes el fin del viaje fue la guinda para unos días perfectos. 

DIA 9

Y a pesar de que Riviera Maya es sinónimo de descanso y relax, no lo fue para nosotros. Nuestro día comenzó temprano en Villa Tortuga, desayunando en nuestra acogedora cabaña.
Pronto nos pusimos en marcha, la primera parada: Akumal playa. El Centro Ecológico seguía cerrado, tal vez era muy temprano, pero todavía no me daba por vencida de poder hacer con ellos alguna actividad. Pero no sería en ese momento.
Nos acercamos a una de las casetas que organizan snorkel con guía: Piratas de Akumal. Llevábamos nuestros equipos y aun así no nos rebajaron nada. El precio por una hora con el guía y el alquiler de los chalecos es de 300 pesos por persona.
Estuvimos una hora dentro del agua. Era muy temprano y el mar estaba muy tranquilo, todavía había muy poca gente así que nos pareció un buen momento para esta inmersión.
Entramos en el agua y enseguida aparecen las primeras tortuguitas comiendo en el fondo. Es muy importante no molestarlas, no acercarse a ellas manteniendo unos 2 metros de distancia y por supuesto no tocarlas. Además hay que retirarse en el momento en que estos magníficos animales suban a respirar para no entorpecerlas.
Nos fuimos hacia un pequeño arrecife en donde vimos infinidad de peces de muchos colores y tamaños y justo entonces apareció una pequeña manta-raya que se escondió dentro del coral.

Snorkel en Akumal 
Nadamos un poco más hasta que nos topamos con una enorme manta que pasó por debajo de nosotros y nos dejó asombrados. Fue, una vez más una maravillosa experiencia. Vestidos y cambiados nos fuimos hacia Coba, tomando la dirección a Tulum.
Cobá es otro enorme complejo arqueológico, pero a diferencia de los que habíamos estado visitando, su cercanía con la Riviera Maya, hace que lo visitemos junto con cientos de turistas más. La entrada son 57 pesos por persona y el parking 40.
Este recinto se encuentra parcialmente cubierto por la selva, lo que según se dice, le da mucha similitud con Tikal, con la que tuvo relaciones comerciales.
La joya del lugar es la Gran Pirámide, llamada NohochMul o Colina Grande. Subiendo sus 110 peldaños alcanzaríamos sus 42 metros de altura y pudimos divisar selva interminable y las lagunas que rodean la zona.
Lamentablemente, son muchos los que se habían acercado a visitar estas ruinas y nos tocaba subir rodeados de gente, siendo además, más peligrosa que otras que visitamos pues este constante devenir de personas hace que sus escalones sean muy resbaladizos.

Subida a Coba Las estructuras de Coba están separadas entre sí por lo que hay gente que lo hace en bici o incluso en bici-taxi. Nosotros decidimos hacer este agradable paseo caminando por la selva descubriendo sus ruinas surgiendo de la espesura emulando a Indiana Jones y Lara Croft.

Pirámide Cobá 
 Al terminar la visita, nos fuimos a comer unos sándwiches de queso de Oaxaca que habíamos preparado nosotros mismos, a la orilla de la laguna con la expectativa de ver algún cocodrilo pero no tuvimos suerte. Como íbamos bien de tiempo decidimos visitar Tulum, pero antes, haríamos una parada en el Grand Cenote que está de camino. La entrada son 100 pesos. Con los bañadores puestos bajamos hasta la orilla del agua, con el equipo de snorkel pudimos ver pececillos y alguna tortuga.
 

Grand Cenote - Riviera Maya Terminado el baño ya sí, nos dirigimos hacia el lugar más fotogénico de la Riviera Maya, Tulum. A orillas del mar, su estampa es magnífica y espectacular.
Una vez pagada la entrada (57 pesos por persona + 60 de parking) vamos a una taquilla que hay allí mismo, que vende entradas para Xel-Ha con 5 $ de descuento por cada entrada (900 pesos por persona por la entrada de todo incluido con comidas y bebidas). Si pensáis visitar el parque es interesante comprar aquí la entrada y ahorrarte un dinerillo.
Desde el parking hay un pequeño tren que te acerca hasta el recinto, pero decidimos caminar de nuevo un poco.
Con nuestra guía en la mano y su plano de las ruinas, nos es fácil identificar cada edificio y leer algo de información sobre cada uno.
La edificación más imponente es el Castillo, así llamado por los españoles, se alza sobre el acantilado bañado por aguas azules cristalinas en contraste con la blanca arena, la imagen es realmente idílica.
Se dice que es la primera urbe que los españoles avistaron y que su esplendor les recordó a Sevilla.

Tulum - Riviera Maya Si queréis podéis daros un baño único y especial a los pies de una construcción majestuosa, así que no os olvidéis la toalla.
El recinto arqueológico no es muy grande, está muy bien cuidado y representa un agradable paseo disfrutando de las vistas, las ruinas y del paisaje en general. Con caminos marcados y un césped cuidado la visita es una de las más atractivas del lugar.

El Castillo - Tulum
Ruinas de Tulum
Terminamos nuestro día en el bar de la playa tomando unos margaritas antes de la cena que sería en Villa Tortugas, nuestro B&B.
Nos habían preparado una romántica mesa en el jardín, con velas y música de ambiente y fuimos agasajados con una deliciosa lasaña en compañía de los gatitos de la casa.
Terminaba un gran día en Riviera Maya con muy buen sabor de boca, ruinas mayas y cenotes nos habían hecho soñar con tiempos pasados y con esas imágenes aun en nuestras retinas descansaríamos plácidamente en nuestra acogedora cabaña.


DÍA 10 

He de decir que no fue mi día favorito del viaje.
Todo el mundo nos había hablado maravillas del lugar y pensamos que no podíamos dejar de visitarlo en nuestra visita a Riviera Maya, así que temprano, anticipando la gran afluencia de visitantes, nos dirigimos hacia Xel Ha.
Cuando estamos llegando, nos desvían del aparcamiento porque se está celebrando un triathlon y estaba todo colapsado, así que tuvimos que aparcar en un pueblo de al lado y la organización nos trasladó en bus hasta el parque. Se respira un ambiente deportivo en los alrededores y hay mucha gente, lo que nos hizo preguntarnos si habríamos elegido bien el día para nuestra visita a Xel Ha.
En las taquillas cambiamos el ticket comprado en Tulum por una pulsera azul y nos adentramos en el recinto.
Nada más entrar dejamos en depósito nuestra crema solar y la cambiamos por unos sobres de crema ecológica, desde allí fuimos hasta las consignas para dejar la ropa y mochilas, recoger toallas, disponibles en todo el recinto a lo largo de todo el día y decidir nuestras visitas.
Comenzamos desayunando en el enorme buffet, completísimo, para comenzar la jornada con energía.
Nos decidimos a coger unas bicis y subir a lo alto del río, metimos nuestras chanclas, toallas y algún que otro artículo en una bolsa que con nuestro número recogeríamos a la bajada y uno a bordo de un neumático y el otro snorkeleando descendemos aguas abajo.

Xel Ha 
Nos encontramos en el lago más abajo y disfrutamos de infinidad de peces de colores, es realmente precioso.
Tomamos un trenecito y bajamos a la laguna más grande donde volvimos a lanzarnos a contemplar el maravilloso fondo marino.
Puedes pasar el día bañándote, bebiendo cócteles, relajándote en las hamacas, comiendo, lanzándote en tirolina o simplemente paseando y contemplando la flora y fauna del lugar, con pájaros, iguanas o coatíes, incluso dando de comer a los peces, por supuesto, solo la comida que hay a disposición del visitante a lo largo del parque. Cruzar puentes, meter los pies en el agua y dejar que los peces te los mordisqueen, descubrir especies de árboles y cenotes, la verdad es que es un lugar muy bonito, aunque muy artificial.

Actividades acuáticas en Xel Ha Sobre todo, porque Yucatán se nos había descubierto como un lugar espectacular y maravilloso y esto es un parque temático dentro de una zona que no necesita ningún tipo de artificio para brillar por si misma.
En Xel-Ha puedes contemplar una pareja de manatíes que forman parte de un programa de recuperación y conservación de esta especie en peligro de extinción, aunque también forman parte de un pequeño circo ya que se puede pagar para nadar con ellos. De acuerdo o no con esta práctica, la verdad es que estos animales son maravillosos, enormes y nos quedamos hipnotizados contemplándolos durante un buen rato.

Manatíes en Xel Ha También se puede nadar con delfines y mantas raya, si no va en contra de tu código moral, como es nuestro caso, pues sabéis que nunca practicamos ninguna actividad en la que se vean involucrados animales, si podemos evitarlo.
Para terminar el día, fuimos a cenar al restaurante El Pueblo donde sirven comida mexicana y regional. Pedimos cócteles y cerveza y lo acompañamos con algo de marisco y totopos para abrir boca. Y claro que la abrimos, nos dirigimos al mostrador de quesos mexicanos y aquí ya la abrimos del todo y nos lanzamos como leones al buffet. La comida está realmente buena y hay mucha variedad, también en los postres donde nos dimos cuenta de que somos insaciables cuando de probar cosas se trata. Pusimos fin a esta bacanal gastronómica tomando un café en tacitas de barro aromatizado con canela.
Decidimos que ya hemos tenido bastante por un día, mucha comida, mucha bebida y mucha actividad física, así que recuperamos todos nuestros enseres personales, crema solar incluida y nos dirigimos a la salida donde esperaban los autobuses para dejarnos en el parking.
Casi a rastras llegamos al hotel donde, como todas las noches, charlamos un rato con el dueño, y nos comentó que al día siguiente, lunes, era día festivo en México, empecé a temer que me iría de Akumal sin poder colaborar o pasar un rato en el Centro Ecológico.

DÍA 11

 El día amaneció soleado y nos alegramos por ello, ya que era nuestro último día completo y nos apetecía esnorkelear con las tortugas por última vez.
Lo primero que hicimos fue acercarnos al Centro Ecológico y confirmar que estaba cerrado y que habíamos perdido todas nuestras oportunidades.

Decepcionados nos fuimos a la playa. Como ya sabíamos donde estaban los arrecifes alquilamos un chaleco por 60 pesos para todo el día y nos lanzamos a la busqueda de tortugas y peces de colores.
De nuevo el mundo submarino se nos abrió con infinidad de colores, peces nadando a nuestro alrededor y las tortugas comiendo en el fondo del mar y subiendo a respirar son maravillosas de contemplar.
Alguien gritó: ¡barracuda! y fuimos hacia allí. Estaba debajo de una embarcación y yo no me acerqué porque me dió un poco de miedo, pero Bone sí que se aproximó un poco más.
Yo que soy de secano y tenía mis dudas sobre esta actividad, me doy cuenta de que cada vez me gustaba más y disfrutaba de lo que estaba viendo, bancos enormes de peces, corales de colores...
Pero pronto comencé a notar frio y salimos a calentarnos y a descansar bajo una palmera, donde aproveché para conversar con una canadiense que visitaba la zona con la familia.

Playa Akumal Pero poco duró esta tregua, pues somos almas agitadas y no podíamos pasar el tiempo tumbados al sol.
Bone me comentó que había leído algo sobre una laguna natural que no estaba muy lejos de allí al norte de Akumal: Yal-Ku. No tardaríamos mucho en llegar, pagar la entrada (120 pesos) y descubrir que el lugar era de una belleza abrumadora.
Es un buen lugar para esnorkelear, contemplar de nuevo cientos de peces que casi casi te tocaban.
Pasamos un rato muy agradable allí, entre zambullida y zambullida y deleitándonos del encanto de la laguna.
Volvimos a nuestra querida playa de Akumal y elegimos comer en La Choza del Pescador, todo un acierto.
Por 300 pesos comimos un ceviche mixto con pescado, marisco y pulpo y un pescado el estilo veracruceño, acompañado de totopos y 3 cervezas por unos 300 pesos. Nos gustó el lugar y la comida.

Ceviche de pescado y marisco
Nos pusimos de nuevo en marcha, hacia el último cenote que visitaríamos: el cenote Dos Ojos, de nuevo en el camino hacia Tulum.
Desde la entrada en la carretera hasta el cenote hay 2 km.
Nos dirigimos primero hacia el Segundo Ojo. Estos cenotes están comunicados y se puede bucear y esnorkelear con guías y linternas por las cuevas. El agua no es mi elemento, así que decidimos no hacerlo, pero parece una experiencia extraordinaria.
Caminamos hasta el Primer Ojo y ahí vemos varios buzos que entran en las grutas.



Cenote Dos Ojos - Yucatán  
Y así pusimos punto y final a nuestras visitas en este viaje que ha sido maravilloso en todos los sentidos. Arqueología, naturaleza, ciudades coloniales, playa y gastronomía... ¿se puede pedir más?
Terminamos de nuevo con margaritas y cervezas a la orilla del mar contentos y muy satisfechos, relajándonos en la que sería nuestra última noche en el Caribe Mexicano.

DÍA 12

A la mañana siguiente, que saldría lloviendo, comeríamos en Playa del Carmen, junto a El Fogón del primer día y descubrimos que aun teníamos que probar más platos de la gastronomía mexicana: el huarache que es una enorme tortilla con deliciosas verduras, carne y queso por encima y un filete de arrachera, que es res y estaba tremendamente tierno. Por 230 pesos (propinas incluidas) nuestra última comida en Yucatán fue deliciosa.
Cancún, nos despidió con sus moles hoteleras, sin ningún encanto. Devolvimos el coche que se había portado tan bien y nos llevaron al aeropuerto donde nos despedimos, ahora sí, de un lugar maravilloso, de un viaje perfecto, de una aventura inolvidable.



 TIPS DE VIAJE

AKUMAL
Piratas de Akumal:
Una hora de snorkel, con guía y equipos 300 pesos/persona
Alquiler de chalecos un día: 60 pesos
La Choza del Pescador: platos de pescado y marisco
Yal Ku: 120 pesos por persona
Aparcamiento: unos señores mayores piden la voluntad para colaborar

COBA: entrada recinto arqueológico 57 pesos por persona + 40 pesos parking

GRAND CENOTE: 100 pesos por persona

TULUM: entrada recinto arqueológico 57 pesos por persona + 60 pesos parking

 XEL HA: entrada todo incluído 900 pesos por persona (5$ descuento por comprar tickets en taquillas de Tulum)

CENOTE DOS OJOS: 100 pesos por persona

OFICINA TURISMO MÉXICO envían información y documentación por correo electrónico
www.visitmexico.com
contacteurope@visitmexico.es

DIARIO DE VIAJE: etapas anteriores
Primera etapa: ciudades coloniales, cenotes y ruinas mayas
Segunda etapa: ruta de los conventos, ciudades de piratas y ruinas puuc
Tercera etapa: Calakmul, Bacalar y Riviera Maya 


18 comentarios:

  1. Para mi que no pude disfrutar de Riviera Maya debido al Huracán tu relato me abre los ojos a la nueva posibilidad de regresar para disfrutar de todo su esplendor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Vero, tienes que volver porque es un lugar increible. Se ha convertido en uno de nuestros viajes favoritos.
      Besos

      Eliminar
  2. Acabo de descubriros y me gustaría saber dónde localizais los alojamientos. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ascensión, bienvenida a nuestras notas.
      El tema de alojamientos depende del tipo de viaje, a veces vamos sobre la marcha y otras los llevamos ya reservados desde casa.
      En este caso de México, lo que hicimos fue revisar los alojamientos recomendados por otros bloggers y también los recomendados por los viajeros de tripadvisor. Después íbamos mirando en páginas de reservas y comparando precios: Destinia, HRS, Centraldereservas...
      De momento nos funciona y nos llevamos pocas sorpresas al llegar.
      Espero haberte orientado un poco. Lo mejor, en todos los casos, es una buena recomendación ;-)
      Un saludo,

      Eliminar
  3. Yo estuve hace muchos años en Riviera Maya con mis padres en un viaje organizado. Y veo que nos dejamos muchas cosas en el tintero! Lo de los cenotes pinta genial!! Nosotros fuimos también a Xel-Ha y aunque es bonito y me gustó, sí que recuerdo que era un sitio demasiado artificial.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bonito M. Carme, Xel-Ha es para pasar un día muy chulo y sobre todo para gustos.
      Un abrazo,

      Eliminar
  4. Riviera Maya es un sueño viajero que tengo sin cumplir y es por las pirámides y la cultura maya, así que cuando vayamos, no vamos a descansar mucho XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, yo creo que casi todos los viajeros hemos soñado, desde niños, acercarnos a esta fascinante cultura.
      Y si eres inquieto no podrás quedarte tumbado al sol ;-)
      Besos

      Eliminar
  5. Estaba deseando leer como terminó el viaje. Es increíble lo mucho que os cundió el día nueve. No pensaba que se pudiesen hacer todas esas visitas en un sólo día... es bueno saberlo! A mí Xel-Ha no me llama nada, no sé... igual me equivoco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Laura, con un coche el día da para un montón de cosas.
      Si Xel-Ha te produce esa sensación, te recomiendo que no vayas, es lo que a mi me pasaba y terminó siendo el día más flojo, dentro de que es muy divertido también pero hay muchas cosas maravillosas en la zona.
      Un beso

      Eliminar
  6. A mi es que me sigue dando miedo el tema Mexico y secuestros. Ayer para colmo A3 puso una película de un secuestro en Mexico. Pero tiene tantas cosas México que ver, yo ya estuve, aunque de trabajo en 1982, ha llovido desde entonces…
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía... después de tantos años, le debes una oportunidad al país. Creo que un día ya lo hablamos, en Yucatán no sentimos ningún tipo de inseguridad durante todo el viaje, estuvimos muy cómodos. No puedo hablar por el resto del país.
      Te animo a visitar la zona Paco.
      Un abrazo,

      Eliminar
  7. Me alegra leer tu opinión de Xel-Ha; no he ido a Riviera Maya pero cuando leo lo que hay que ver y hacer no se me antoja nunca ir a ese parque ni al otro que creo hay parecido y que no recuerdo como se llama.¿te puedes creer que nunca he hecho snorkel? en Riviera Maya veo que es imprescindible…cuando vaya tendré que aprender, je je. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope, yo no volvería a Xel-Ha ni a Xcaret, que es el otro parque famoso. Me alegra coincidir con alguien tanto en esto como en el snorkel, a veces me parece que soy un bicho raro por huir de los resorts y del turismo de masas.
      Tienes que ir, te apasionará.
      Besos

      Eliminar
  8. Tu descripción me hace recordar un viaje estupendo. Lo recordamos toda la familia. Los cenotes daban el punto al recorrido muchos días.

    Saludos,
    GranPumuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nosotros también ha sido un viaje fantástico. Muy completo y alucinante.
      Un saludo,

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    Soy una madrileña viviendo en Playa del Carmen desde hace 4 años.
    Estoy de acuerdo con vosotros: es un destino vacaciones increíble por la gran variedad de cosas por hacer que te ofrece, aparte de que es un lugar muy seguro. Por lo general las excursiones contratadas desde el hotel son carísimas, pero hay otras opciones de viajar barato ;)

    Os dejo mi correo electrónico para cualquier cosa: reyes.saez@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Reyes, ¡vives en el paraiso!
      Gracias por tu comentario, mucha gente lo tendrá en cuenta ya que viene de una persona que conoce la zona de primera mano.
      Nosotros recomendamos conocer Yucatán por tu cuenta, adentrarse en sus costumbres y descubrirlo tranquilamente y sin agobios.
      Un abrazo desde España

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria