7 de julio de 2013

Diario de Viaje a Perú: Valle Sagrado y fin del viaje

En esta última etapa, nos adentraremos de lleno en el Valle Sagrado y seremos testigos de un amanecer irrepetible en el Machu Picchu. Emprenderemos el regreso a casa comiéndo antes el mejor ceviche de la ciudad de Lima.

DÍA 11: VALLE SAGRADO – PISAC, CALCA Y OLLANTAYTAMBO

En el Mamá Simona nos guardarían las mochilas durante los dos días que pasaríamos fuera. Así que salimos con unas mochilas pequeñas con lo imprescindible para esas jornadas.
Habíamos contratado un monovolumen que nos llevaría por el Valle Sagrado hasta Ollantaytambo donde cogeríamos el tren a Aguas Calientes. (180 s/.)
Nuestra primera parada fue Pisac, a 32 km al norte de Cuzco. El paisaje que nos acompañaba era precioso, nos adentrábamos por el Valle Sagrado de los Incas.
Las ruinas incaicas de esta población son las más impresionantes de la zona. Se encuentran a 10 km del pueblo, a 600 metros sobre el nivel del mismo.
Terrazas, torres, puentes, fortalezas, templos y viviendas conforman el magnífico recinto.
Cuando llegamos a la puerta de acceso, los guías nos pasaban de largo y se ofrecían a los pocos turistas europeos o norteamericanos que había a esas horas. Al final le pregunté a uno que por cuanto nos haría la visita guiada y me respondió que por 70 soles, le bajé a 40 y aceptó. Luego nos dimos cuenta de que los anglosajones no rebajaban de los 70 y por eso preferían ofrecer sus servicios a ellos.
Merece la pena llegar temprano para evitar las hordas de turistas que toman el recinto arqueológico un poco más tarde
Además de las imponentes construcciones y terrazas colgadas de la montaña, al norte está el Antachaka, una necrópolis que contiene más de 4000 sepulcros, aunque muchos han sido expoliados.

Nuestro guía, habla quechua y pronuncia los nombres en esa lengua que nos sorprende y fascina, además al pasar al otro lado de la montaña, donde el valle se abrió ante nuestros ojos, sacó una flauta y tocó música andina. Rodeados por ese imponente paisaje nos sentimos por un momento abrumados por tanta belleza.



De vuelta a Pisac, Felipe, el guía nos recomendó que probáramos las empanadas del Horno Mendoza, justo al lado de la plaza y eso haríamos.
A 3 s/. cada una las hay de carne, pollo, queso y jamón y queso. Están deliciosas y las comemos acompañadas por unos pequeños cuis gritando a nuestro lado.
También merece una parada, el mercado de artesanía de la plaza, donde nos aprovisionamos de recuerdos y regalos para la familia y para nosotros.
Con esto nos damos por comidos y le decimos a nuestro conductor que pare en Calca, donde nos habían recomendado un lugar donde probar un café reconocido y premiado: La Calqueñita.
Cuando llegamos nos encontramos a la Sra. Aurelia dormitando en una mesa camilla. Le pedimos café y tortas que prepara ella personalmente y nos da a probar galletas, todo casero caserísimo.
No salimos de nuestro asombro con esta mujer, de 88 años y una vitalidad envidiable y con la que charlamos totalmente admirados, mirándola y preguntándole por su historia que enseguida pasa a contarnos.

La señora Aurelia nos prepara su café y sus dulces
El lugar merece la pena por su increíblemente delicioso café y por su octogenaria dueña, que no quiere dejar de trabajar y piensa seguir con el negocio mientras pueda, pues su ilusión es seguir ayudando a los necesitados. Sin duda una historia maravillosa.
Continuamos nuestra ruta, pasando por Urubamba y llegamos no muy tarde a Ollantaytambo, considerado como un poblado inca viviente.
Callejuelas de Ollantaytambo

Vimos que las ruinas están abarrotadas de gente, así que pospusimos la visita hasta pasado mañana. Así que nos tomamos la tarde libre, mientras algunos disfrutaron de un descanso en el jardín de un restaurante otros salimos a buscar transporte para volver a Cuzco dentro de dos días.
En las agencias donde preguntamos nos dan precios desorbitados, así que pensamos esperar hasta el mismo día de regreso, ya que seguro que algún transporte sale hacia Cuzco y podemos unirnos. No obstante, por si acaso, preguntamos en el hotel donde dormiríamos al día siguiente, cuando volviéramos a Ollantaytambo desde Aguas Calientes. El amable personal del hotel nos dijo que en un rato nos podrán dar un precio y cuando volvimos nos comentó que serían 190 s/., le rebajamos a 180 para que fuera lo mismo que al venir y le dijimos que cerrara el trato con el conductor. Misión cumplida. Ya podíamos relajarnos con el resto bebiendo Cusqueña y Pisco Sour en el jardín.
Antes de coger el tren, entramos en un establecimiento alejado del bullicio, donde el olor a pollo a la brasa hizo que nuestras papilas gustativas se pusieran a trabajar. Había un par de familias con niños, todos con su traje tradicional, porque así es como visten en la zona.

Sopa y pollo en el Inti Ka' Warina
El menú por 7 soles consistía en una sopa, pollo y grandes bandejas de patatas fritas. Para el pollo no tengo palabras, estaba delicioso.
Teníamos que coger el tren, que tarda más de hora y media en recorrer los 50 km que nos separaban de Aguas Calientes, el traqueteo era casi a ritmo de samba. El tren nos costó 47$ y lo llevábamos reservado desde casa.
Ya en Aguas Calientes nos esperaba personal del único hotel del viaje que llevábamos reservado: el Terrazas del Inca, y nos acompañaron caminando hasta el hospedaje. Es muy bonito y sus camas nos invitaban a dormir, al día siguiente madrugaríamos mucho para ver el amanecer desde la mundialmente famosa ciudadela: MACHU PICCHU.
Me sumí en un profundo sueño mientras el intenso sonido del río me acompañaba.

DÍA 12: MACHU PICCHU

El despertador sonó a las 4 de la mañana. A las 4:30 estábamos desayunando y Bone se marchó solo porque quería subir caminando a la ciudadela y tenía que estar a las 5 en el Puente Inca, hora a la que abrían. Aquí te piden boleto de acceso y documentación, así que no olvideis llevarlos con vosotros.
 
Del resto del grupo, unos cuantos fuimos a la cola para la taquilla donde compraríamos los billetes de autobús, mientras otros hacían la fila para subir al bus. Nos salió bien, pues cogimos uno de los primeros autobuses y a las 6 en punto estábamos arriba, a las puertas de Machu Picchu. Bone ya nos esperaba pues había subido en tan solo media hora. Normalmente el ascenso suele llevar entre 45 minutos y una hora, pero él está muy preparado y tiene una capacidad física envidiable.
El día anterior, en el hotel, habíamos contratado los servicios de un guía que nos haría la visita en privado, por 60$, de la agencia Kronos. En la fila del bus, nos encontramos con la familia francesa que habíamos conocido en el Colca y les ofrecimos compartir gastos y que se unieran a nosotros. Así que nuestro grupo quedó formado por nueve personas.
Por fin, accedimos al recinto… tras algunas explicaciones preliminares ascendimos 8-10 minutos hasta la caseta del vigilante. Aquí la vista es espectacular.
Es la típica imagen que hemos visto miles de veces. La ciudadela quedaba a nuestros pies con el Huayna Picchu como telón de fondo.

La imagen de Machu Picchu que nos recibió al amanecer
Las luces del día estaban despuntando y todo lo que veíamos a nuestro alrededor era maravilloso. El paisaje acompañaba a las ruinas de la ciudadela que se integraban en perfecta armonía y el tiempo también se hizo nuestro cómplice. Hacía un día espléndido.
El sol comenzó a asomar tras una montaña, tímidamente al principio, y dejamos que sus rayos calentaran nuestros cuerpos y nuestros rostros, pues por la mañana hacía frío.


Poco a poco, entramos en calor, el sol brilló y lució durante todo el día.

 
Vimos templos, casas, terrazas… hasta las 10 horas, que nos dirigimos al acceso para subir a Huayna Picchu, donde nos hicieron firmar e indicar la hora de inicio.


Y comenzamos el ascenso.

¡¡¡Monikine, calienta motores que nos disponemos a subir!!!

Una subida exigente
Levantar la mirada es descorazonador...
La diferencia del estado de forma del grupo hizo que para unos fuera una subida exigente mientras que otros podían tomar fotos, grabar videos y subir y bajar alrededor de los demás para tomar imágenes desde distintas posiciones.

En el equipo de la Libreta Viajera las fuerzas están desequilibradas: Bone y Esleker lo suben sin problemas
Aun así, tanto para unos como para otros, la subida fue una experiencia muy gratificante. Las vistas desde lo alto son imponentes, majestuosas, únicas.

Pero las chicas podemos descansar y las vistas son fabulosas
Hay que llevar buen calzado, los escalones son muy estrechos
Nos llevó dos horas subir, bajar y descansar un ratito en lo más alto, demorándonos en hacer fotos irrepetibles.

¡¡¡Estoy en la cima del mundo!!! - parece pensar Susan Sus
Tras firmar nuestra salida decidimos salir al servicio, pues no hay dentro de la ciudadela y aprovechar para comer unos plátanos y galletas que habíamos comprado en Ollantaytambo junto con abundante agua, pues comprarlo tanto en Aguas Calientes Pueblo como en el bar de la ciudadela habría sido pagar el agua a precio de oro.
Tras el descanso y haber repuesto fuerzas y energías aun nos quedaban fuerzas para ver un poco más de una de las Nuevas Maravillas del Mundo y seguir tomando fotos desde todos sus rincones.

Se dice que las llamas no son oriundas de la zona, pero son tan bonitas....
Con esta imagen en las retinas nos despedimos de Machu Picchu, nunca lo olvidaremos
Ya de regreso al pueblo, decidimos hacer una comida tardana en el Restaurante Manu, que no recomendamos ni por la calidad de su comida ni por su precio ya que además de ser caro nos cobraron 20 s/. extra por el servicio, que nos devolvieron después de reclamarlo firmemente pues no estaba anunciado en ningún lugar y nos pareció un abuso.
Salíamos rumbo a Ollantaytambo en un tren turístico que nos costó 68$ y que era el único en el que había plazas en un horario que nos interesaba, cuando compramos los billetes cuatro meses antes. Este se convirtió en un viaje surrealista cuando, tras recoger las bandejas del aperitivo que nos sacaron, los asistentes se pusieron a bailar disfrazados con un extraño traje típico y a desfilar con modelos de alpaca que posteriormente venderían a aquellos interesados. Nos mirábamos entre sorprendidos y divertidos, sin saber muy bien que pensar.

Los que estábamos dormitando, nos despertamos sobresaltados
De nuevo en nuestro ya familiar Ollantaytambo elegimos para cenar el mismo pollo a la brasa que el día anterior y de ahí directos a dormir en las camas del Inka’s Garden. Dormimos profundamente, tantas emociones nos hicieron caer exhaustos en los brazos de Morfeo.

DÍA 13: VALLE SAGRADO – OLLANTAYTAMBO, MARAS, MORAY Y CHINCHERO

Eran las 8 en punto cuando llegábamos a las puertas de acceso del recinto arqueológico de Ollataytambo, cuya visita habíamos retrasado para poder verla con menos turistas y sin aglomeraciones. La idea fue un acierto, estábamos solos.

Ollantaytambo por la mañana esta todavía desierto
Contratamos un guía en la puerta por 45s/. y fue el más flojo de todo el viaje, nos acompañó y mostró este imponente lugar.
Adoratorio de las Diez Alacenas

Y nos muestra una curiosa fuente que se abre y se cierra cuando pasas el dedo por encima. El ingenio inca no deja de sorprendernos cada día.
De camino al hotel compramos bizcochos y frutos secos y a las 10 nos pasaba a recoger el conductor que nos llevaría a Cuzco, un hombre silencioso pero con una mirada amable.
La primera parada del día fue en las salinas de Maras (7 soles la entrada). La imagen desde lo alto es sorprendente, podríamos decir que es casi irreal.


Una roca de sal, ilocalizada, hace surgir de las entrañas de la tierra un agua hasta tres veces más salada que el agua de mar. Sus terrazas son “cultivadas” por la comunidad.

Es la comunidad la encargada de la explotación de la salina
Es un lugar muy curioso que merece la pena visitar y hacer este alto en el camino, al que se accede por un camino sin asfaltar que llenó de tierra y polvo el interior de nuestro vehículo.
El siguiente lugar que visitaríamos sería Moray, muy cerca de Maras.
Es una curiosa andenería circular de la que se piensa, pudo ser utilizada como laboratorio agrícola en la época del incanato. Cada uno de estos andenes o terrazas tendría un microclima, pudiendo simular hasta 20 diferentes. El acceso al recinto está incluido con el boleto turístico.

La andeneria circular de Moray es una imagen peculiar
La expedición de la Libreta Viajera bajando las terrazas
Se acercaba el mediodía cuando llegábamos a Chinchero. Otro pueblecito del Valle Sagrado, con callejuelas con mucho encanto y por supuesto ruinas del periodo de los incas.
Como siempre, la piedra es la gran protagonista, formando terrazas, escaleras y templos, esta vez sobre las ruinas se levantan un Palacio e Iglesia Coloniales.



Se nos había hecho la hora de comer y nuestro conductor nos sugirió parar en Poroy e ir a una chicharronería a comer. La mayoría de los integrantes de la expedición disfrutamos mucho comiendo productos típicos de los lugares y zonas que visitamos (ver TOP TEN GASTRONOMÍA)  así que no necesitábamos oír más ni hacer votación para saber que nos dirigiríamos allí.
La carretera que pasa por Poroy está llena de chicharronerías y paramos en una al azar. Pedimos varios platos de los que nos cantó su encargada y cantidades ingentes de comida casera empezaron a desfilar por nuestra mesa. Platos enormes y deliciosos que no pudimos terminar (ver en GASTRONOMÍA DEL PERÚ)
A media tarde llegábamos a Cuzco, a su maravillosa Plaza de Armas.

Plaza de Armas
Dimos una pequeña vuelta, para verla y disfrutar de ella y terminaríamos el día cenando en Don Pimiento, en la C/ San Juan de Dios.
No tendría nada más que mencionar al respecto salvo que nos encontrábamos sentados cenando y charlando plácidamente cuando fuimos testigos de un intento frustrado de hurto.
Una pareja compuesta por dos hombres, bien vestidos, se había sentado detrás de una chica y sin que ella se diera cuenta le habían sustraído el bolso que tenía colgado en la silla. El jovencísimo camarero se percató del asunto y salió corriendo tras ellos recuperando el bolso y llevándose todos nuestros elogios. Nos regaló un consejo: nos os fieis de nadie, por muy buena pinta que tenga, estad siempre al tanto de vuestras pertenencias. Nosotros siempre lo estamos pero nos sorprendió el modo tan sigiloso en el que lo hicieron. ¿Podríamos haber sido nosotros las víctimas?
Las acogedoras y calentitas camas del Mama Simona nos esperan con los brazos abiertos, otro día repleto de maravillas y anécdotas para contar.

DÍA 14: CUZCO

Teníamos el día libre para callejear y disfrutar de una jornada tranquila y festiva en Cuzco pues había que celebrar el cumpleaños de una de las integrantes de la expedición.
Y que mejor forma que hacerlo en el Museo del Chocolate que es una de las debilidades de Susan Sus. La entrada es gratis y además, nos habíamos hecho con unos cupones de descuento y le hicimos un dulce regalo a la cumpleañera, que por supuesto todos degustamos.
A las 11:45 nos presentábamos en la Plaza del Regocijo, donde habíamos leído que comenzaba el Free Walking Tour y ya que teníamos el día libre pensamos que podría ser una forma original de pasar el resto de la mañana.
Hay dos guías, uno en español y otro en inglés, éramos los únicos que entendían el castellano y al otro grupo se iba uniendo gente por el camino.
Caminando con los chicos de Free Walking Tour
El tour en si no muestra nada histórica o turísticamente interesante, pero sí sitios originales y curiosos donde probar una causa, chicha de jora, helados, etc. Si sobran días puede ser interesante, pero no como para desperdiciar parte del día pues os perderéis lugares más atractivos.
La chicha de jora tiene un sabor especial
No obstante, nos gustó la causa que nos habían dado y volvimos a Mi Causa a tomar una entera con empanadillas y chicha morada que estaba muy rica.
Entrada la tarde la cumpleañera nos invitó a café en el ya conocido Ayllu y de aquí fuimos al monumento de Pachacutec al final de la Avda. del Sol.
Monumento de Pachacutec
Es un lugar interesante que cuenta la historia del inca más importante y en lo alto regala vistas de Cuzco.
El resto de la tarde lo pasaríamos en el mercado de artesanía en la misma avenida, comprando lo que serían los últimos recuerdos del viaje.
Cenando un menú turístico, sin grandes ambiciones, nos despedíamos de esta bella ciudad, muy satisfechos por todo lo que habíamos visto y aprendido en esta increíble zona del Perú.

DÍA 15: LIMA

Último día completo en Perú, estábamos todos un poco melancólicos pues se terminaban nuestras vacaciones.
El Hostel nos llamó dos taxis y nos llevaron al aeropuerto con tiempo para coger el avión de StarPerú, que resultó un vuelo agradable y sin complicaciones. Recordad que podeis reservar los vuelos con antelación para no tener sobresaltos inesperados, ya que el precio no varía por cogerlo en casa o en Perú y podeis quedaros sin asientos en determinadas épocas.
Aterrizábamos en Lima y buscamos taxi para ir al hotel Monteclaro, para variar nos apretujaron por 50s/. en un coche.
Estuvimos un rato remoloneando y descansando hasta que llegaba la hora de ir a comer al lugar que habíamos reservado: La Higuera Escondida, otra de las joyas secretas del viaje.
Esto fue una recomendación muy especial que nos traíamos desde casa. Se trata de una cevichería que, como su nombre indica, está tan escondida que nos plantamos en la dirección que llevábamos escrita y el portón no anticipaba ningún restaurante.
Sin embargo, resultó que sí que lo era y se encumbró hasta el mejor del viaje con diferencia. Su especialidad es el pescado y realmente lo preparan de maravilla.

El mejor ceviche del viaje
A un precio muy razonable, nos agasajaron con un trato excepcional. Terminada la comida el grupo se divide y mientras unos decidían descansar y terminar ya sus visitas otros no teníamos todavía suficiente, nunca lo tenemos y en un autobús nos fuimos al centro.
Está bastante lejos y tardamos mucho rato en llegar. El chico que vendía los billetes y la pasajera que se sentaba a mi lado nos ayudaron a bajarnos en la parada correcta. El viaje fue muy pintoresco.
Caminamos un poco y pronto llegamos a la preciosa y animada Plaza de Armas con sus coloridos edificios y la catedral de fondo.

Monikine dice adios al Perú en la Plaza de Armas de Lima
Después fuimos caminando por el Jirón de la Unión: la arteria más importante del centro de Lima, donde hay mucho ambiente limeño y está jalonada de tiendas, restaurantes y comercios.  A mitad de la calle está la Iglesia de la Merced con unas capillas majestuosas. Como estamos cansados y anochece decidimos regresar al hotel.
Aun nos queda encontrar un transporte al aeropuerto y ante la negativa del hotel a llamar a dos taxis se me encendió la bombilla: Podríamos llamar a Edgar, el taxista que el primer día nos llevó a la terminal Cruz del Sur. Dicho y hecho, lo llamamos, regateamos un poquillo y por 50 soles iríamos los 6 en su, esta vez sí, gran coche.

DÍA 16: ¡A CASA!

Edgar nos demuestra de nuevo su seriedad y profesionalidad llegando puntual  a recogernos. Como habíamos leído experiencias de otros viajeros que se las tuvieron que ver con el tráfico de Lima fuimos con tiempo y así, además, podríamos desayunar y gastar los últimos soles que teníamos en los bolsillos.
Esta vez el vuelo fue más movidito, con turbulencias, carreras de los asistentes de vuelo con extintores, solicitud de un médico entre el pasaje… en fin, que dormir, dormimos muy poco.

DÍA 17: ESPAÑA

Aterrizamos temprano en Barajas y nuestras mochilas tardaron más de una hora en aparecer por la cinta transportadora.
Los madrileños lo tienen fácil y, tras despedirnos de ellos un año más, estaban en su casa en poco rato. El resto esperaríamos a las 7 de la mañana para coger el coche de alquiler y poner rumbo a casa.
Tocaba descansar, ponerse las pilas para trabajar al día siguiente y comenzar la odisea que representa la vuelta de un viaje: ordenar apuntes, fotos, videos y recuerdos.
Ha sido un gran viaje, en muy buena compañía, con muchas risas y pocas complicaciones y ahora… ¿cuál será el próximo destino de la Libreta Viajera?

Podeis leer todas las etapas anteriores:


TIPS DE VIAJE
HOTELES

Aguas Calientes
Terrazas del IncaWirachocha M-18-4 – Aguas Calientes (148 s/. con desayuno)
Las habitaciones están muy bien, son grandes, con televisión y están muy limpias. Si tenéis el sueño ligero pedid habitaciones que no den al río, pues hay gente del grupo que no pudo dormir, para mi fue sin embargo, bastante relajante. La pega que le pongo es que te cobran en dólares, por suerte yo tenía el mail de reserva donde me indicaban el precio en dólares y en nuevos soles, porque al pagar en soles, me hicieron un cambio muy beneficioso para ellos. Al volver por la tarde de Machu Picchu, les reclamé la diferencia, con los papeles en mano, me devolvieron el dinero y me pidieron disculpas por el error.
Ollantaytambo
Inka’s Garden – Mascabamba s/n - Ollantaytambo
Las habitaciones son grandes, sencillas y limpias, dispone de jardín para descansar si se tiene tiempo. Nos gestionaron un transporte para volver a Cuzco, por la mitad del precio que nos pedían las agencias de la plaza.
Lima
Hotel Monteclaro
Habitaciones amplias y baños muy limpios, olía mucho a barniz, porque estaban reformándolo. No nos quisieron llamar a un taxi y tuvimos que salir a una cabina a la calle.

OTROS DATOS
Naty’s Travel Agency– C/ Triunfo 342 – Cuzco. Agencia de viajes. Reservamos el traslado a Ollantaytambo parando en Pisac y Calca (180 s/. un monovolumen con capacidad para 11 personas, pero íbamos solo nosotros 6 y el conductor)
Billetes bus a Ciudadela Machu Picchu: 17$ ida y vuelta, 9$ sólo un trayecto. Se pueden comprar en el momento. No hay tanta fila como antes pues la gente va con las entradas compradas y no madrugan tanto. Nosotros empezamos la fila a las 5 y a las 5:30 estábamos subiendo.

Entrada a Machu Picchu + Huaynapicchu: 152 s/. compradas desde la web oficial.
Hay que elegir horario para subir a Huayna Picchu. Nosotros escogimos el segundo turno por los siguientes motivos:
  • Poder ver Machu Picchu a primera hora, menos gente y ver amanecer.
  • Al subir a HuaynaPicchu te cruzas con gente que baja del primer turno, pero al bajar no tienes que ceder el paso y la bajada es más complicada que el ascenso.
  • Las escaleras por la mañana están húmedas, según va pasando el día se van secando y son menos resbaladizas.
Taxista Lima: Edgar Macazana Salas Telf. 997827362
 

34 comentarios:

  1. Un final de viaje espectacular. El Machu Pichu, por supuesto, tiene que ser impresionante, un lugar que espero poder visitar alguna vez en la vida. Además tuvisteis suerte con el día tan soleado, he visto muchas fotos con el Machu Pichu cubierto de niebla, con lo que no se debe disfrutar igual. Pero además creo que Maras y Moray no se quedan nada atrás, realmente Perú tiene mucho por ofrecer...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna, pues si que tuvimos suerte con el día, fue espléndido la verdad.
      Espero que puedas visitarlo algún día y que sea pronto.
      Un beso

      Eliminar
  2. Machu Picchu tiene que ser impresionante y mágico, que viaje tan bonito y las fotos son preciosas!!!

    Un saludo desde www.misviajesysensaciones.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      la verdad es que sí que es bonito, el entorno ayuda a que el conjunto sea una gozada de visita.
      Gracias por comentar.
      Un saludo,

      Eliminar
  3. Que pena da cuando se va viendo el final de un gran viaje. El vuestro tuvo broche de oro, el Machu Pichu debe ser mágico. La subida tela, no me da tanto yuyu subir como bajar, pufff, pero ya que estás allí hay que lanzarse. Estupendos consejos y maravillosas fotos, vaya cielos pilláteis.
    Un saludo viajero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,
      Si que da pena finalizar un gran viaje, todos en realidad, porque todos son grandes. Es cierto que no pudimos pedir más para el día de Machu Picchu, el sol lucía brillante. Si vais os recomiendo subir, es una bonita experiencia y al final bajas lleno de satisfacción.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Vaya viajazo Mónica, me alegro de que os gustase tanto! Machu Pichu increible pero lo mismo con Moray, Ollantaytambo, Cuzco y demás, y menos mal que no os ocurrió nada! a ver cuándo es vuestro próximo viaje!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Jaime, todo es una maravilla, realmente bonito. Y no... no nos pasó nada grave, en general todo el viaje fue como la seda, salvo ligeras molestias por el soroche en puno ;-)
      Un beso,

      Eliminar
  5. Ea, pues me voy a la cama con los dientes largos, Mónica. Tenía que haberte dejado para mañana, pues soñaré con Perú esta noche. Si es que lo has bordado, hija. Qué ganas de conocer el país!!!

    Por cierto, grandes fotos, aunque ahora no me atrevo a felicitarte de nuevo por si es tu amigo el autor, jejeje...

    Esa subida de dos horas a Machu Pichu merece la pena. Es historico, posiblemente de lo mejorcito del planeta, y tú has tenido la suerte de estar allí.

    Tomo nota, Mónica!

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grancias Antonio!!! me sacas los colores jejeje.
      En realidad yo tomo pocas fotos, casi siempre voy con el video y la libreta a cuestas y por lo general es Bone y en este caso también mi amigo Esleker los fotografos de la expedición. Pero te agradezco enormemente tus palabras porque una entrada como esta, tu lo sabes, lleva mucho trabajo y que lo valoreis otros grandes blogueros como tu es toda una satisfacción.
      Espero que algún día puedas ir allí con tus niños y disfrutar un montón. Vimos alguna familia subiendo hasta Huayna Picchu, pero pienso que es una paliza.
      Un abrazo,

      Eliminar
  6. Ver amanecer en Machu Pichu debe ser una experiencia única, espero poder ir algún día...
    Un Óle por la señora Aurelia y esos dulces!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Iciar, fue un amanecer único. Hubo un momento en el que nos pusimos mirando hacia donde salía el sol y dejamos que nos calentara la cara y cuerpos que teníamos entumecidos del frio. A partir de ahí, lució todo el día.
      La Señora Aurelia nos dejó anonadados... increible lo que hace.

      Eliminar
  7. Veo que aprovechasteis bien el tiempo en el Valle Sagrado, la verdad es que ver amanecer en Machu Pichu no tiene precio y es una de las cosas que más recomiendo en Perú. Los hoteles que cogisteis tienen muy buena pinta!!! Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que fue muy bonito, en general todo el día en el Machu Picchu y los que pasamos en el Valle Sagrado. Todo muy bien organizado gracias a tu ayuda en todo momento, así que gracias por colaborar a que este viaje fuera un éxito :-)
      en cuanto a los hoteles hubo de todo a lo largo del viaje, estos últimos estaban bastante bien, también fueron de los más caros. El mejor en cuanto a calidad-precio, sin duda el Mama Simona de Cuzco.
      Un beso,

      Eliminar
  8. Maras y Moray son absolutamente fantásticas!! siempre lo he dicho! Perú tiene mucho q ofrecer! yo creo que ni en un mes de viaje daría para visitarlo por encimilla!!

    Y ese ceviche anda que no estaría bueno!!! Con esa pinta!!!!

    Besotes y como siempre fantástica entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Vero, en estos 17 días nos hemos limitado a recorrer lo imprescindible. Ojalá podamos algún día disponer de tiempo para hacer viajes sin billete de vuelta ;-)
      un beso

      Eliminar
  9. Hola, yo tengo planeado visitar Peru en 2013 , aun no se la fecha pero quiero ir asi que haber encontrado este blog es un tesoro. Tu reportaje es espectacular... Tomare nota de todo. Creo que hasta voy a imprimirlo para ir teniendolo todo a mano. Ire sola y creo que tu entrada es una excelente guia...
    Saludos desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

    Trini.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini, te agradezco enormemente tus palabras, estas entradas me cuestan mucho trabajo y las hago de forma que puedan ayudar al viajero al máximo, así que me alegro muchisimo de que las encuentres útiles, porque ese es su fin.
      Cualquier cosa que necesites puedes escribirme un comentario, al mail o contactar por cualquiera de las redes sociales...
      Me he hecho seguidora de tu blog para no perderme tus andanzas.
      Un abrazo y ya sabes donde estamos.

      Eliminar
    2. hola me alegro mucho que te haya gustado Peru, en Lima deberían ir al parque de las aguas es muy bonito!

      Eliminar
    3. Lo apuntamos para nuestro próximo viaje al país.
      Gracias por la recomendación.

      Eliminar
  10. Qué ganas de visitar MachuPichu!! Ya es el segundo post que leo hoy sobre este impresionante lugar. Me estáis dando mucha envidia,ejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy chulo Verónica, te emociona llegar allí y ver la imagen imponente.
      Un beso

      Eliminar
  11. Me muero de ganas de hacer este viaje. Si todo sale bien será el próximo. Es como una obsesión que ronda mi cabeza.... quiero ir y quiero ir ya!!! Espero poder ir pronto , muy pronto. Por cierto me apunto todas tus notas y comentarios que me parecen interesantísimos y les sacaré mucho jugo. Te cuento cuando vuelva, porque iré....
    Muchas gracias.

    Un besito,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, que nos cumplas pronto el sueño y nos lo cuentes con pelos y señales.
      Un abrazo,

      Eliminar
  12. buen viaje y bonito relato . estuviste cerca de la jungla , la region de "madre de dios" ofrece el parque nacional del manu , con un poco mas de tiempo hubieras pasado por ahi y completar un viaje por el desierto , cordilleras y selvas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, nos quedamos con las ganas de ver la selva. Esperamos en el próximo viaje a Perú poder visitar mucho más.
      Un saludo,

      Eliminar
  13. ¡Que ganas entran de ir con este reportaje y estas fotografías! Gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Es un viaje muy muy chulo
      Besos

      Eliminar
  14. Buenos días, lo primero felicitaros por el blog, esta muy bién y es muy útil.
    Estamos ultimando un viaje a Perú a primeros de enero y me gustaría preguntaros por el precio del monovolumen "que nos llevaría por el Valle Sagrado hasta Ollantaytambo donde cogeríamos el tren a Aguas Calientes. (180 s/." he visto que la vuelta es igual, 180 soles. Entiendo que NO es por persona, vamos que por alquilar el monovulumen y que os llevaran os cobraron 180 soles en total (47 euros), ida y vuelta 180 soles.
    Además ¿podéis decirnos desde que agencias/hoteles los contratasteis?
    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchísimas gracias por vuestras palabras. Nos alegra que os sirva de ayuda para preparar vuestro viaje.
      En cuanto a tus preguntas: los 180 s/. son por el monovolumen, íbamos 6 personas a repartir el gasto. La ida la reservamos en Naty’s Travel Agency– C/ Triunfo 342 – Cuzco. Reservamos el traslado a Ollantaytambo parando en Pisac y Calca.
      La vuelta fueron otros 180 s/. a dividir entre los 6 viajeros, este lo reservamos en el hotel de Ollantaytambo, el Inkas Garden, aunque en la plaza hay muchos que se ofrecen, pero no conseguimos mejor precio. Para volver, las paradas concertadas fueron: Maras, Moray, Chinchero y Poroy.
      Si vais menos gente, podeis coger un coche más pequeño y el precio que nos daban era más barato, pero al ir 6, necesitábamos espacio.
      Preguntad lo que necesiteis por si se nos ha escapado algún detalle.
      Saludos y gracias por pasaros.

      Eliminar
  15. Hola, muchas gracias por responder, somos cinco personas, otra pregunta ¿hacer las Salinas de Maras y Moray el mismo día que visitamos Pisac, Chinchero y Ollantaytambo es demasiado? hay que tener en cuanta que salimos de Cuzco y el destino final es Ollantaytambo sobre las ocho de la tarde para tomar el tren a Aguas Calientes, pernoctar alli y visitar al día siguiente Machu Pichu, Visitaríamos MP y regresaríamos el mismo día. ¿Alguna sugerencia? ¿lo hacemos de otra manera?

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que visitais MP, volveis a Cuzco o a Ollantaytambo? No recuerdo exactamente las distancias, pero creo que visitar en un día todo lo que me pones es muy complicado, si no imposible. Por eso nosotros dividimos las visitas haciendo unas a la ida y otras a la vuelta. Si teneis días, intentad hacerlo así que lo disfrutareis más y no os agobiareis.
      Si vais 5 intentad coger un monovolumen, como son grandes (en el nuestro cabían hasta 11 pasajeros) igual en el hotel podeis contactar con alguien que haga el mismo trayecto y compartís gastos. Nosotros lo intentamos a la ida pero no encontramos a nadie, pero por intentarlo no se pierde nada.
      Saludos,

      Eliminar
  16. Hola, gracias por responder, había pensado que era demasiado, igual lo que hacemos en pecnoctar en Ollantaytambo y hacer como vosotros hicisteis, o regresar a Cuzco y hacerla desde alli. Vamos divirla en dos partes.
    Los precios que pones nos parecen bien, no nos parecen caros, en un principio todo nos lo organizaba una agencia de Perú, leyendo vuestro blog, echando cálculos ....haciendolo sin la agencia nos ahorramos cada uno algo más de 500€. Gracias de nuevo por la información del blog, como puedes leer nos es muy útil y nos ha ayudado a un ahorro considerable.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro mucho, es un buen dinero!!!
      Mi consejo, si teneis días que veo que sí, es que hagais noche en Ollantaytambo y así, en vez de verlo el día que cogeis el tren hacia Aguas Calientes por la tarde que hay muchos turistas, lo veis a primera hora de la mañana, nosotros estuvimos solos. Y ya, tomais camino hacia Cuzco viendo lo que os hayais dejado el primer día. Nosotros fue la mejor forma que encontramos, para ir tranquilos y ver más cosas.
      No dudeis en preguntarnos cualquier duda que se os ocurra. Nos alegra un montón ayudar, es para lo que escribimos :-D

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria