9 de junio de 2012

Diario de Viaje a Vietnam: Sur de Vietnam

En esta última entrega nos desplazaremos al sur de del país, pasaremos fugazmente por la bulliciosa Saigon, donde cogeremos un transporte que nos llevará hasta los canales del Delta del Mekong. El último día conoceremos la terrible historia de los tuneles de Cu Chi, claves en la Guerra del Vietnam.
Día 16: Viaje de HOIAN a CAN THO

Habíamos pedido en el hotel un coche que nos llevara al aeropuerto en Danang y conseguimos dejarlo en 18$, era grande y vamos muy anchos con nuestras mochilas y todo. Pero antes pedimos al personal del hotel que nos prepararan el desayuno y es de agradecer que se levanten para hacernos un desayuno a base de te, café, zumo natural, fruta, bacon, queso, yogures... más de lo que habíamos deseado, pues contábamos con un café y algo de bollería. Excelente trato el de este hotel boutique.
Nuestro avión despegó puntual y salimos rumbo a nuestro último destino: Ho Chi Minh City.

Cuando llegamos cogimos un taxi por 7$, podríamos haber bajado algo, pero ya estaba cansada del regateo después de tantos días y nos llevó a la zona de PHAN NGU LAO, donde se concentra la mayoría de agencias y hoteles medios de la ciudad.
Teníamos muy pocos días, en realidad sólo dos y teníamos que movernos rápido para encontrar la manera de llegar a CAN THO en el Delta del Mekong.

Camino a Can Tho

Nos acercamos a Kim Travel en la calle De Tham 270 con buenas referencias en foros y guías y les expusimos nuestra situación. Nos dieron dos opciones:
- Un tour privado por 80$ por persona.
- Un coche hasta Can tho por 70$ por persona.
Le dijimos que las dos opciones eran carísimas e hicimos el amago de levantarnos a lo que nos paró y nos comentó si podíamos  esperar que iba a hacer una llamada y nuestro precio milagrosamente bajó a 40$ ida y vuelta por persona. Aquí se incluía el transporte en coche, el ferry y que el conductor pasara la noche allí para traernos de regreso al día siguiente.
El viaje eran 5 horas y sabíamos que podíamos ir en bus por mucho menos, pero las fuerzas ya nos fallaban y un viaje de más de 6-7 horas en un autobús vietnamita era mucho a estas alturas de viaje.
Can Tho está a 170km de la capital y estaréis pensando ¿5 horas ?.
Pues sí. En realidad fue algo menos, ya que a Can Tho (pueblo) sólo se llega en ferry y tuvimos la suerte de no esperar fila a la hora que llegamos, pero el chófer nos dijo que a veces esperaba hasta 2 horas.

Esperando para entrar al ferry

Como no llevábamos hotel nos acercó hasta uno que él conocía. No era caro pero olía a humedad y una de las habitaciones no tenía ventanas. Fuimos al de al lado y parecido.
Así que nos fuimos a uno recomendado en la guía el XUAINV MAI.
Había una señora que nos acompañó a todos los hoteles y hasta nos hacía de intérprete espontánea.
Llovía un poco y nos mojamos, porque a la calle del hotel había que entrar andando. Y mientras nos inscribíamos en el hotel el misterio de la Señora se resolvió:
Resulta que tenía una barca y nos ofreció una excursión por el mekong, pasando por los mercados, que duraría 5 horas, y además nos daba de desayunar. El precio se cerró en unos 270.000 Dongs si mal no recuerdo, en la media de lo que habíamos leído y aceptamos.
Dejamos las mochilas y nos fuimos a "comer-cenar" ya que eran más de las 16 horas.

Can Tho

Nos sentamos en el Mekong en el 38 de Hai Ba Trung y nos comimos unos noodles estupendos. En la carta había también serpiente, pero no estábamos inspirados.
Seguimos paseando por el pueblo y nos tomamos unos batidos por el centro.

Can Tho

Después nos fuimos al hotel a descansar pues el día había sido muuuuuy largo y además teníamos que madrugar mucho, otra vez!.

Día 17: El Delta y Ho Chi Minh City

A las 5:30 de la mañana, la sobrina-guía de la señora del día anterior nos vino a buscar.
Nos compró té, cafés y agua y ya en el bote nos dio unos mini-plátanos y pan para que desayunáramos.
El barquero era un curtido vietnamita que manejaba el bote con destreza.
Vimos un precioso amanecer...

 

... y pusimos rumbo al mercado de CAI RANG a 6 km de Can Tho.
Un laberinto de barcas, grandes y pequeñas, con infinidad de productos frescos se cruzaban en nuestro camino.


 
Vimos el despertar de un día normal de la gente del Delta. Cómo se asean, cómo se preparan para su actividad diaria, cómo te sonrien cuando cruzas la mirada con ellas...
Mucha gente ha hecho su hogar de los barcos más grandes. Tenían allí su familía, su perro, su ropa tendida... y por supuesto sus productos para vender.

 

Como todo en Vietnam, era un CAOS ORGANIZADO.
Salimos de aquel cúmulo de barcas y nos dirijimos al PHOG DIEN a 10 km más abajo y más auténtico.


 
Allí compramos un par de cocos para beber y algún dulce y  salimos a navegar por los laberínticos canales.
Anchos al principio y más estrechos después.

Nuestros cocos preparados

Siempre rodeados de casitas y gente en sus orillas bañándose, lavando la verdura o la ropa o simplemente saludándonos con la mano al pasar.


 
Hemos visto, a lo largo del país, que los niños nos saludan con emoción y con un alegre : Hello!!! y algunos hasta te lanzan besos.
La vida en el Mekong nos dejó con la boca abierta, por la belleza de sus paisajes, de sus gentes y por el abismo que nos separa de nuestras vidas occidentales acomodadas.





 
Tras unas horas en la barquita el trasero nos dolía, y mi amiga estaba con algo de fiebre, así que el final del viaje fue duro, porque además el sol había decidido acompañarnos un día más.
Atravesamos algún estrecho puente: como el del mono, así llamado porque la gente trepando para cruzarlo asemejaba monos y ya por fin llegamos a los brazos más grandes del Mekong para llegar de nuevo a Can Tho.
Nos despedimos del barquero y de la sobrina y comimos en un restaurante frente al mercado, antes de recoger las mochilas y emprender otro largo viaje a Ho Chi Minh City.
Esta vez no hubo tanta suerte y tuvimos que esperar casi una hora para coger el ferry.
Sorteando la locura de motos, bicis, autobuses y algún coche llegamos a Saigon.


Acordamos con el conductor que nos llevara al día siguiente a los túneles de Cuchi y después al aeropuerto, así nos ahorraríamos buscar un taxi.
Al lado de Kim Travel (la agencia del día anterior), había un hotel recomendado en la Guía Azul, el HOANG LI, que aunque es un poco más caro de lo habitual, como he comentado antes, la fiebre de mi compañera nos hizo aceptar y que ella descansara pronto y no buscar más hoteles.
Nosotros 3 salimos a dar una vuelta por la zona. Hay muchos bares, hoteles, restaurantes y tiendas y mucho ambiente occidental.
Las calles en Saigon son más amplias, la circulación, aunque densa es más fluida y las aceras están un poco más despejadas.
El sitio que elegimos para cenar estaba en la calle Bui Vien más o menos por la mitad. Tenías que elegir los platos fuera, luego te sentaban y te los calentaban y servían.
Los tres elegimos pollo con curry servido con abundante arroz con verduras, acompañado por una sopa con mucho cilantro. Con dos cervezas y agua nos cobraron 66.000 Dongs, una ganga vamos. Al principio, los tres pensábamos que no habíamos entendido bien, pero al darle el dinero y ver las vueltas nos dimos cuenta de que habíamos cenado de maravilla por menos de 3€ los tres, sobre todo nos sorprendía porque había por ahí mucho occidental, pero en el sitio elegido brillaban por su ausencia, así que suponemos que respetaban sus precios.
Ya nosotros dos solos nos sentamos en una terraza en ALLEZ BOO, 187 Phan Ngu Lao, un bar de copas con bastante ambiente y degustamos nuestro último batido de frutas que pagamos más caro que la cena.

Día 17: Túneles de Cu Chi y regreso a casa

Último día en el país. Bone se levantó pronto y se fue a correr por Saigon y poder despedirse del país a su manera (ver entrada BONE CORRE POR VIETNAM)
A las 8 desayunamos en el Kim Café, al lado mismo del hotel, a base de huevos, fruta, zumos, tés y cafés.
Antes de las 9 ya estaba nuestro conductor esperándonos.
Pagamos el hotel y pusimos rumbo a nuestro último destino: los túneles de Cu Chi.
Estos túneles se encuentran a 50 km de HCMC, el viaje lo haríamos en el mismo coche que nos llevó al delta.
Salir de la ciudad nos llevó casi una hora, por la densidad del trafico y porque los suburbios son tan grandes que casi llegan hasta Cu Chi.
Entramos en el recinto y lo primero es ver un documental con imágnes reales de la guerra.
A continuación, un guía vestido con el uniforme del Vietcom nos enseñó unas trampas que ocultan en el suelo unas afiladas estacas de bambú, que en tiempos estuvieron envenenadas.
Un poco más adelante pudimos ver un pequeños agujero en el suelo. Es una de las entradas a los túneles que han dejado para que los turistas veamos y podamos hacernos a la idea de cómo se escondieron estos campesinos vietnamitas.
El guía dice que por contornos sólo Bone y yo podemos entrar (jejeje). Primero pruebo yo, pero me da miedo, solo entro y salgo. Bone es más valiente.


Continuamos la visita y vimos un despliegue de ingeniosas y al a vez aterradoras trampas. Preparadas con los elementos más naturales del bosque y la selva, pero que resultaban mortíferas y extremadamente dañinas para los americanos.

Trampas
Después llegamos a un recinto donde el estruendo era ensordecedor. Un campo de tiro habilitado para que los visitantes por el módico precio de 1$ puedan disparar una AK47 y otras armas de la época.

 

La visita prosiguió y llegamos a un tunel, ensanchado y preparado para los visitantes, de algo más de 100m.
Dos de nosotros nos adentramos en la más absoluta oscuridad. Teníamos que caminar de rodillas y agachados, cada cierta distancia, había salidas excavadas para que pudieramos salir si nos agobiábamos.
El camino era cada vez más estrecho y angosto e íbamos bajando niveles hasta un punto en el que Bone se tuvo que tumbar completamente. Llegados hasta aquí, retrocedo un poco, porque me dio un poco de reparo seguir agazapada en la oscuridad y cojo la última salida. Sólo quedaban unos metros para llegar, pero yo no lo sabía. y no lo pude terminar.
El guía nos iba dejando solos para que pudiéramos experimentar lo que aquella pobre gente vivió, tuvo que ser terrible.
El tour concluyó con una visita a las cocinas y viendo unas ingeniosas sandalias que dejaban las huellas al revés para despistar al enemigo.
Para terminar nos dio par comer yuca con azucar y unpoco de té.
Cu Chi me pareció muy interesante pero creo que se ha dejado un poco como un parque temático y se ha frivolizado sobre lo que esta gente tuvo que vivir.
Fuimos a buscar a nuestro chófer al parking que nos llevó al aeropuerto.
Por delante teníamos 24 horas de viaje, tres aviones y varias salas de espera de hasta tres aeropuertos.
El viaje fue increible. La experiencia inolvidable.
Espero que lo que hemos plasmado en estas notas de la Libreta os hagan sentir un poco de lo que allí vivimos y ganas de descubrir este maravilloso país.


HOTELES
- XUAVI MAI: 17 de la calle Dien Bien Phu (Can Tho). Por 12$ estaba impoluto. Habitaciones y baño muy correctos.
- HOANG LI: 256 De Tham. El hotel es caro, 22$ sin desayuno, regentado por un antiguo marinero que pronto nos dice que ha estado en España y otros lugares de Europa. Limpio pero justo para el precio.


Puedes leer el resto del viaje completo o por etapas:
- Norte de Vietnam Parte I
- Norte de Vietnam Parte II
- Centro de Vietnam
- Diario de viaje a Vietnam

16 comentarios:

  1. Madre mía lo que tuvieron que sufrir la gente, yo creo que ahí dentro me da algo!!! Tuvo que ser terrible y es una pena que lo hayan dejado como parque temático, los canales me encantaron y las fotos preciosas, qué ganas tengo de ir para allí!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que al meterme en el tunel y en el agujero fui realmente consciente de la fuerza de estas personas y es interesante ver como el terror agudiza el ingenio.
      Los mercados y canales de Can Toh... impresionantes, auténticos... fue una visita muy acertada a pesar de que tuvimos que sacrificar Saigón.
      Un besico

      Eliminar
  2. Tiene que ser una pasada ver el amanecer en el Delta y dar un paseo en barca viendo el día a día de la gente local. Y sin palabras con los túneles, yo lo hubiera tenido muy difícil en la guera, en los agujeros del suelo no me cabe ni un muslo!! ;-) Tengo unas ganas increíbles de visitar el sudeste asiático... A ver para cuando...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna, lo de los túneles no desesperes... del grupo que íbamos en la visita solo nos pudimos meter mi marido, que corre maratones y está muy flaco, y yo que soy muy menuda, ni mis amigos ni ningún otro visitante pudieron... es normal, los vientamientas son mucho más pequeños que los occidentales, es la raza ;-)
      El viaje al Delta fue una gozada, merece la pena bajar un poco más y no quedarse en los pueblos que están cerca de Ho Chi Min.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que buen colofón a un gran viaje que estoy deseando hacer por estampas como ver amanecer en el delta, realmente no tiene precio. Me ha gustado como orgizastéis todo sobre la marcha aunque es verdad que después de tantos días ya no tienes ganas ni de regatear, por cierto, yo también me fío mucho de los hoteles de las guías, casi nunca defraudan. Las visitas geniales aunque en los túneles no sé si me hubiera metido, no me puedo imaginar como se sentirían los vietnamitas. Muy buen viaje y muy buenas fotos.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vietnam es un país ideal para moverte sobre la marcha y nosotros acertamos plenamente. Si hubieramos ido con un tour o una excursión organizada no habríamos visto el Mekong más auténtico.
      Un abrazo,

      Eliminar
  4. Pues la verdad es que a mí si que me ha picado el gusanillo. Me parece muy interesante todo lo que visteis.
    De este último día me ha gustado especialmente las cuevas de Cu Chi, aunque entre mi contorno y mi decreciente agilidad no sé cómo me las hubiera visto allí... jejeje
    Ahh! Preciosa la forma del amanecer en el Delta.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Helena, que exagerada. Si fuera por el contorno de los vietnamitas no entraríamos ningún occidental ;-)
      El tunel por el que pasamos está un poco agrandado para nosotros, pero te haces un mínima idea de lo que tuvieron que vivir estas personas.
      Me alegro de haberte picado un poco el gusanillo. Espero que pronto puedas verlo con tus propios ojos.
      Un abrazo,

      Eliminar
  5. Hola
    muy bien explicado el viaje en el diario y muy bonitas las fotos. Mi marido y yo nos vamos del 26 de julio al 21 de agosto pero lo vamos a hacer al revés de sur a norte. También pasaremos a la vecina Camboya.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kibera, gracias por tu comentario.
      Os va a encantar el país, verás que las fotos no es que sean bonitas, es que todo es tal cual lo ves allí, todo es precioso.
      En Camboya estuvimos hace 8 años y todavía nos emocionamos al recordar los templos de Angkor. Espero que volvais tan encantados como nosotros de los dos países. Cualquier cosa que necesites nos preguntais.
      Un abrazo,

      Eliminar
  6. Muy chula la entrada :) Es uno de los pocos paises que me faltan por ver del sudeste asiatico y cada vez tengo más ganas de ir!!! Un saludo! Meritxell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Meritxell, como veo que el sudeste asiático te gusta, Vietnam no te defraudará.
      Bienvenida

      Eliminar
  7. Acabo de terminar de releerlo, que bonito !!!!! Me ha sorprendido mucho Vietnam; muchas gracias por compartir tus experiencias de la manera tan profesional y bonita que lo haces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo el viaje absolutamente. Os encantaría.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Excelente relato.
    El delta del Mekong, un lugar que desconozco, pero leyendo tu relato y viendo las fotos, sin duda dan ganas de visitar. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, de eso se trata, de trasladar al lector a otros lugares, de contagiarle un poco nuestras ansias por viajar.
      Un abrazo,

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria