23 de marzo de 2012

Diario de Viaje a Vietnam: Norte de Vietnam - Parte II

En esta segunda entrega de nuestro viaje por Vietnam, llegaremos a Sapa para hacer un treking por sus montañas, dormir en una aldea y regresar a Hanoi para conocer los increibles paisajes de Tam Coc y acercarnos a la historia del país en los templos de Hoalu.

DÍA 5: CAMINO A SAPA
 
Cuando llegamos a Vega Travel en Hanoi dejamos allí nuestras mochilas y nos ofrecieron un ducha en sus instalaciones, pero no nos pareció muy apetecible, así que nos echamos a nuestro ya familiar Old Quarter, compramos algún recuerdo y cenamos en el restaurante donde desayunamos el primer día que nos parecía ya tan lejano.
A las 19:30 horas nos vinieron a recoger a la agencia y en un taxi novato, y tras unas cuantas vueltas de más (no nos importaba pues estaba pagado por la agencia), nos encontramos con Dang de nuevo en la estación, que nos dio nuestros billetes y nos dejó en nuestra cabina privada con  cuatro literas.
A las 21 horas en punto partió el tren a Lao Cai, había bastantes españoles en el vagón, lo sabíamos porque los oíamos.
Pronto nos fuimos a dormir. Nos enfundamos en nuestros sacos de seda, que abultan poco y nos han sido útiles en más de una ocasión, y tras ver corretear unas cuantas cucarachas cerramos los ojos e intentamos dormir.
DÍA 6: SAPA - TREKING POR LAS MONTAÑAS
 
Llegamos a Lao Cai a las 5:30 de la mañana, la noche no había sido tan dura como pensábamos, de hecho yo dormí de un tirón.
Nos esperaban para llevarnos a SAPA y dejarnos en el ROYAL VIEW HOTEL con increíbles vistas al monte FAN SI PAN. Allí desayunamos copiosamente y nos prestaron una habitación para asearnos y cambiarnos de ropa, de nuevo Bone se va a entrenar un rato.

Dimos un paseo hasta las 10, hora a la que puntualmente nos vinieron a buscar.
Podéis leer toda nuestra aventura en la entrada MONTAÑAS DEL NORTE DE VIETNAM.

Caminando junto a las mujeres Black Hmong

DÍA 7: SAPA
Cuando nos devolvieron al hotel, decidimos descansar un poco y tras la siesta salimos a buscar una lavandería. Por 20.000 Dvn el kilo y llevábamos 5 kilos…
Las chicas nos hicimos un masaje en uno de los locales cerca del hotel y terminamos doloridas y muertas de risa de los mamporrazos que nos metían los masajistas. Mientras ellos degustaban unas cervezas, nosotras sufríamos mientras nos ponían en posturas poco agraciadas. Si tengo que elegir prefiero el masaje tradicional tailandés que nos dimos hace varios años en Bangkok.
Después fuimos a cenar al FAN SI PANG, un restaurante en la calle donde están todos los hoteles y restaurantes. Cenamos bastante bien y al terminar, y como era sábado, fuimos al MERCADO DEL AMOR, lugar donde ahora van los jóvenes a flirtear, pero que la tradición era que los jóvenes de las tribus acudían a buscar o comprar marido o esposa.
Fuimos testigos de una danza de varias parejas, que celebraban su compromiso. Generaba mucha expectación entre la población local y les daban dinero.
Terminamos el día descansando en las terrazas de las habitaciones del hotel, pues el clima aquí es más agradable que en el resto del país y nos relajamos viendo las estrellas y disfrutando de la tranquilidad de la noche en el lugar.
DÍA 8: SAPA
Hoy tocaba un día más relajado, fuimos a ver el paso más alto de montaña de Vietnam, con 1900 metros de altura: el Paso de TRAM TON. Con unas vistas espectaculares del monte FAN SI PAN que se dejaba entrever tímidamente entre las nubes.

Paso de montaña a China
Monte Fan Si Pan
Esta excursión la llevábamos incluida con el paquete entero de Sapa, en realidad, al contratarla lo pedimos como extra y no nos cobraron más.
A nuestro grupo se unió un londinense un poco baboso que viajaba solo y al que no prestamos mucha atención.
Hicimos muchas fotos, pues la vista merecía la pena y salimos hacia la CATARATA DE PLATA o THAC BAC, con una altura de 100 metros. Allí escalamos un poco entre las piedras y metemos nuestros agotados pies en remojo.
Nos enseñaron una piscifactoría de la zona y luego nos dejaron en Sapa, donde fuimos a comer una barbacoa en los puestos del mercado. Por unos 400.000 Dongs comimos y bebimos un montón, aun a sabiendas de que nos habrían aplicado precio de turista, pero merece mucho la pena, no sabemos lo que era pero estaba todo muy rico. Eso sí, los pobres no disponían de cerveza fresca o no entendían muy bien el concepto.

Preparándonos la barbacoa
Terminada la comida nos fuimos a probar la que se conoce como la mejor pastelería de Sapa: Baguette & Chocolat y por fin nos tomamos el primer café en condiciones del viaje acompañado por deliciosos pasteles.
Bajamos a recoger la ropa limpia y a las 5:30 nos vinieron a buscar para ir hasta Lao Cai y coger el tren de regreso a Sapa.
Esperando conocimos a una italiana que ha estado 15 días en una ONG y después recorría Vietnam sola hasta Hanoi para regresar a Génova.
Tras unas cuantas paranoias de mi compañera de viaje con las cucarachas, nos enfundamos en los sacos como gusanitos y de nuevo a dormir.
DÍA 9: TAM COC Y HOA LU
Aún no había amanecido en Hanoi cuando nuestro tren llegó. Todavía se respiraba algo de tranquilidad antes de que las motos ocuparan todo el espacio de la ciudad, así que con las mochilas al hombro decidimos ir caminando hasta el hotel que habíamos reservado en nuestra última estancia en la ciudad para pasar esa noche.
Se trata del VIET ANH II HOTEL en el 33 de Ngohuyen Street por 16$ la noche, aunque estaba incluido el desayuno no disfrutaríamos de él porque nos iríamos muy temprano.
Una vez instalados nos fuimos a desayunar detrás del hotel al THE CART en el 18 de Au Trieu, regentado por un occidental y donde nos tomamos unos zumos, tostadas, yogurth con frutas y café…
De nuevo Dang nos vino a buscar, esta vez el monovolumen se retrasó un poco, pero hasta ahora toda la organización de Vega Travel había sido perfecta, por eso siempre que podemos los recomendamos.
Nuestro destino para ese día: TAM COC.
Cuando llegamos, nos dejaron en el embarcadero donde tomamos una barca con un matrimonio anciano que remaba, nos agobiábamos un poco pues eran muy mayores y pequeñitos. Por señas, entendimos que tenían 80 años: mi abuela ya llevaba 20 años jubilada a esa edad.
Poco a poco, nos fuimos adentrando en el mágico paisaje de TAM COC, con increíbles formaciones kársticas y donde pudimos ver tres grutas a las que debe el nombre de TAM COC.

El viaje dura unas 2 horas y la remeras de ambas barcas a veces remaban con los pies, a veces con las manos, es una forma característica de hacerlo.


El matrimonio de remeros, intentaron que les compráramos algún bordado, nos enseñaron fotos de la familia, postales… pero no tenían nada que mereciera la pena, así que al final les dimos una propina y así llegamos hasta el embarcadero.
Comimos en un restaurante cercano y cogimos unas bicis para hacer el trayecto de 10 kilómetros que nos separaba de Hoa Lu.
El paisaje es precioso, pero lamentablemente mi trasero me recordó que el deporte y yo no estamos hechos el uno para el otro y la carretera con pedruscos y baches por doquier no me ayudó. Intenté aguantar un poco pero veía que retrasaba al grupo, insistía en seguir pero el guía, un poco harto de la ñoña que le había tocado, paró a un motorista, habló con el unos minutos y me dijeron que me subiera a la moto que me llevaría hasta Hoalu. ¡¿Cómo?! Que sí que sí, me decía Dang. Pues nada me subí y mi compañera que me vio pues arriba que se subió y ahí fuimos, ahora ya si disfrutando de la maravillosa panorámica que el país nos ofrecía y con el motorista diciéndonos: “Vietnam is beautiful” a lo que nosotras le respondíamos con una parrafada. Al rato: “Vietnam is beautiful” y nosotras otra vez con nuestras historias sobre Vietnam. A la tercera vez que nos repitió la frase nos dimos cuenta de que el pobre sólo sabía decir eso así que ya no insistimos en contarle nuestra vida.
Los campos de arroz, las montañas y las charcas con búfalos pasaban ante nuestros maravillados ojos. Todo es demasiado bonito para ser real.


Llegamos a Hoalu y nuestro improvisado chófer nos dejó en un bar y mientras esperábamos a los chicos que se lo estaban pasando en grande con la bicicleta nos tomamos unas cervezas frías, mientras la vida pasaba apacible para los lugareños que jugaban a un extraño juego de mesa. Nadie se inmutó con nuestra presencia, que seguro que es este país.
Cuando por fin llegaron, fuimos a ver dos templos muy antiguos: DINH y LE, construidos por los primeros reyes de Vietnam tras la independencia de China.


Nos vino a buscar el monovolumen, suspiré agradecida por no tener que coger la bici y pusimos rumbo a Hanoi.
Esa noche cenamos en el Mediterráneo pues alguno tenía mono de pizza, un restaurante muy pijo y bastante caro, cerca del hotel.
Después nos fuimos a La Place a tomar unos zumos y batidos en la misma plaza de la catedral, esa que días antes nos había costado un infierno de encontrar.
Al día siguiente saldríamos hacia Hue, dejamos el norte y nos adentraríamos en el Centro del país.

Podéis leer la primera parte del diario en VIAJE VIETNAM PARTE I
y el viaje continua en VIAJE CENTRO VIETNAM PARTE III y VIAJE SUR DE VIETNAM

El viaje completo: Diario de Viaje a Vietnam

11 comentarios:

  1. Qué paisajes más bonitos, hacer trekking por esa zona debe ser impresionante!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy chulo Babyboom, merece la pena apartarse un poco de los circuitos normales y hacer el Treking por Sapa, por CatBa, Tam Coc...
      No hay tanto turismo como lo que veríamos en el resto del país.
      Un besin

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes vuestras visitas. Ahora, eso de las cucarachas... ¡uf! Yo no hubiera podido pegar ojo. ¡Que grima me dan!
    Me ha hecho mucha gracia lo de la moto, yo hubiera acabado igual, jejeje.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, he superado todos mis miedos con los bichos... eso sí, encerrada en el saco y con los ojos cerrados. Mi compañera todavía no, aun le faltan unas cuantas incursiones más a paises tropicales, ;-)
      Lo de la bici... ahora me parto de risa cuando me acuerdo de la situación, pero en el momento estuve al borde del llanto jajaja

      Eliminar
  4. A veces la mejor forma de disfrutar y conocer un país es no ir donde va todo el mundo aunque veo que lo de la bici se te hizo un poco durillo, jejeje. Las fotos están geniales y descubren un país precioso.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carfot, la verdad es que el país es una pasada, pero estas zonas del norte... son muy especiales. Lo malo es que no siempre se tiene tiempo para muchas cosas, nosotros sacrificamos días de playa y relax y no nos arrepentimos.
      En cuanto a la bici... no coment, me acuerdo del ridículo que hice y me digo: una y no más. A veces me tengo en muy alta estima en lo que al estado físico se refiere jejeje.

      Eliminar
  5. Qué rabia me dio no tener tiempo para ir a Sapa!! Pero así tengo excusa para volver!! En la excursión a Tam Coc yo decidí no montar en bici por miedo a matarme! jajaja Hacía siglos que no montaba en bici y temía no estar a la altura, jejejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaaay, tu si que sabes.... ;-)
      Bueno, pues ya sabes la próxima a Sapa, que fue una experiencia muy chula.
      Un besico

      Eliminar
  6. Estamos preparando nuestro viaje a Vietnam y vuestro blog está siendo nuestra guía :)

    Tenemos varias dudas:
    - Hemos leído en varios sitios que una vez que conoces la Bahía de Halong, Tam Coc se queda corto, pero leyendo vuestro post...
    - Dinero: es fácil encontrar cajeros automáticos? Es mejor cambiar desde el aeropuerto?



    Gracias de antemano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecilia!!! que viaje tan bonito vais a hacer, espero que lo disfrutéis tanto como nosotros y nos alegramos de que poder guiaros un poco.
      El paisaje de Tam Coc es precioso, a nosotros nos gustó mucho y lo recomendamos, si bien es verdad que Halong es maravilloso, pero creo que no es comparable. Una lectora fue este verano y nos envió fotos preciosas de Tam Coc. Si tenéis tiempo, pienso que es una excursión muy bonita.
      En cuanto a los cajeros, no recuerdo grandes problemas. Nosotros siempre sacamos algo en los aeropuertos (en cajeros mejor porque el cambio es oficial) y vamos sacando a lo largo del viaje.

      Cualquier duda que os vaya surgiendo nos comentáis a ver si podemos ayudar.
      Saludos,

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria