5 de mayo de 2014

Un día en Albarracín

Un viaje a la Sierra de Albarracín, supone trasladarnos en el tiempo a épocas prehistóricas, al medievo y esplendor del Reino de Aragón, a las luchas y ocupaciones militares, al Reino de Taifas… todo eso en una comarca con una riqueza no solo histórica, sino natural que dejará al viajero fascinado y colmado de experiencias.




Esta Semana Santa nos hemos acercado hasta la Sierra de Albarracín. Una comarca con muchísimo por descubrir, con importantes vestigios rupestres, hermosos paisajes y pueblos de belleza sosegada pero a la vez abrumadora. 
Como centro de operaciones hemos elegido un alojamiento rural ubicado en Noguera de Albarracín, Las Cárcavas.


 

Ha sido una decisión muy acertada por varios motivos.
Es un pequeño pueblo, en la misma sierra de Albarracín, pero alejado del bullicio del propio Albarracín. Además es un hospedaje petfrienly, es decir, hemos podido viajar acompañados de uno de nuestros perritos y compartir con él estos días de descanso en la naturaleza. Se trata de una antigua casona de la sierra, rehabilitada y totalmente acondicionada en cinco apartamentos independientes, donde todas las tardes llegábamos a descansar. Allí nos reuniríamos con nuestros amigos que llegaban un poco antes que nosotros desde Madrid y así empezamos nuestras cortas vacaciones de Semana Santa.

Jueves Santo 

Desayunamos tranquilamente y descubrimos que hacía un día espléndido. El sol brillaba en el cielo y la temperatura era tremendamente agradable, a pesar de que el clima en la sierra es bastante duro.
Pusimos rumbo a Albarracín, a unos 15 minutos en coche desde Noguera y aparcamos en la parte baja del pueblo, que está lleno de explanadas para coches y autocaravanas para dejar el vehículo y poder dedicarse a descubrir la ciudad de Albarracín. 
Justo antes de subir al casco histórico, en la Calle San Antonio, se encuentra la Oficina de Turismo donde nos aprovisionamos de mapas y nos informaron de rutas. Previamente habíamos solicitado información vía correo a infoturismo@comarcadelasierradealbarracin.es pero siempre hay algo nuevo que te pueden descubrir. 
Según íbamos subiendo por sus empinadas calles, descubríamos su singular arquitectura, en un color oxidado, rosado, rojizo… que confiere al conjunto una estética equilibrada tan bella que es monumento nacional y además está propuesto por la UNESCO para ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la belleza de su casco histórico, abrazado por el río Guadalaviar.
Este color es debido al yeso de sus fachadas, que adquiere esa tonalidad con las inclemencias del tiempo (sol, lluvia, frío, calor…)

A las 11 horas nos acercamos hasta la C/ Catedral 4, donde El Andador tiene su sede, para participar en las visitas guiadas que ofrece esta empresa que nos habían recomendado los amigos de Callejeando por el Planeta.

Cristina, nuestra guía, nos contagió su fascinación por la ciudad y la sierra, nos mostró detalles curiosos, nos contó historias legendarias y nos trasladó a tiempos de antaño, cuando musulmanes y cristianos ocupaban el lugar o cuando la ciudad adquirió fuero propio tras la conquista del territorio por Pedro III. Fuero que sería derogado por Felipe II extendiendo a la zona las leyes que regían Aragón.
Lagartos, serpientes, leones, ... animales fantásticos
Subíamos y bajábamos, salíamos extramuros y volvíamos a entrar, nos parábamos ante rincones tan bellos como la casa Julianeta o nos deteníamos ante las curiosas aldabas forjadas como lagartos en muchas de las casas de las familias nobles. 

Casa de la Julianeta, un rincón con encanto
Las calles de Albarracín, estrechas por arriba, para proteger las casas de las inclemencias del tiempo, y algo más anchas por abajo, para permitir el paso de carros, conforman un conjunto abigarrado, pero hermoso, tranquilo, sereno. 

La visita incluye la entrada a una casona noble y termina con una degustación de productos de la zona. 
Cerca de dos horas estuvimos viajando en el tiempo y ya se había hecho la hora de comer, así que como íbamos con nuestro perro, que se había portado de maravilla durante toda la visita, elegimos una de las terrazas de la plaza mayor para comer. 
En La Taberna probamos varios platos de la zona y disfrutamos del buen tiempo.

Hemos de señalar, que algún restaurante que indicaba que tenía terraza exterior no nos permitió acceder con el perro, así que preguntad antes por si acaso, ya que algunos sitios no facilitan viajar con nuestros compañeros peludos. Aunque en la mayoría de los casos nos hemos encontrado buena predisposición y colaboración.

Terminada la comida, fuimos directos hasta lo alto de la muralla para descubrir sus torreones y contemplar las mejores vistas de Albarracín. 
Si algo hace de Albarracín un emplazamiento espectacular es el abrupto risco donde se elevan sus murallas y torreones, haciéndolo un lugar inexpugnable.
Es en la época taifal cuando se erigen alguno de los torreones como el del Andador. Más tarde, la ciudad terminó de fortificarse y en el otro extremo destaca la torre de Doña Blanca. Estos robustos muros sirvieron para proteger a la ciudad, sus habitantes e incluso sus rebaños de la hostilidad de los ataques castellanos y franceses. 
Hacia esos sólidos muros legendarios encaminamos nuestros pasos, para ver la ciudad desde lo alto, casi como sólo las águilas la divisan. 
 
Después de la caminata, nos tomamos un respiro en un lugar que invita a descansar. El Molino del Gato, al lado de la Oficina de Turismo. Es un sitio que funde en armonía un antiguo molino con una moderna taberna. Puedes elegir sentarte dentro, en unos sofás que ayudan a relajarse tras un largo día de turismo o fuera, disfrutando del sonido del agua correr. Leyendo El Camino de Marian no podíamos dejar de pasar por este lugar.
Pero nosotros todavía no habíamos terminado las visitas del día. De nuevo con El Andador como guía de excepción, nos dirigimos hacia los Pinares de Rodeno para conocer de primera mano las pinturas rupestres. Nos beneficiamos de un descuento por haber hecho la visita de la mañana y por 2,5€ nos adentramos en la prehistoria. 
El Paisaje protegido de los Pinares de Rodeno recoge grandes masas de pino rodeno, espectaculares formas rocosas modeladas en areniscas y, al abrigo de estos conglomerados y moles, descubrimos manifestaciones de arte rupestre, adscritos cronológicamente al neolítico. Toros, cabaños y figuras humanas muy esquemáticas se pueden alcanzar a visualizar. Es mejor hacerlo de la mano de un experto que te indica donde mirar.

 
Además de todo esto, en la zona habitan numerosas aves y mamíferos y el microclima de las zonas rocosas, favorece que encontremos matorral y hierbas aromáticas. Los Montes Universales son ricos en fauna y flora y merecen el esfuerzo de conservarlos, por todo esto y por su impresionate belleza.
El verde del pino rodeno contrasta con el rojo de la piedra de la zona
Si muchos nos acercamos a contemplar las pinturas que nuestros ancestros dejaron grabadas en la piedra, a respirar el aroma del tomillo y el enebro, a contemplar el vuelo del halcón peregrino o de las águilas reales, muchos son los que acuden hasta estos pinares a practicar el Búlder, una modalidad de escalada que sustituye los elementos de protección convencionales por una colchoneta. Esta zona de la sierra de Albarracín es un núcleo importante donde son muchos los que vienen desde todas las partes de Europa.
Practicando búlder
El día había estado cargado de emociones y nos dirigimos a nuestro acogedor hogar, el lugar donde terminaríamos la jornada conversando y degustando los productos de la zona.

Datos prácticos:

Alojamiento Rural Las Cárcavas
www.carcavasalbarracin.es
reservas@carcavasalbarracin.es
Noguera de Albarracín

El Andador (Visitas guiadas)
www.elandador.es
visitasguiadas@elandador.es
C/ La Catedral 4 - Albarracín

La Taberna
Plaza Mayor 6 - Albarracín

15 comentarios:

  1. Wowww que bonito, no conocía Albarracín (ahora un poquito), se deben de hacer unas preciosas rutas por allí.
    Bonitas fotos!
    Un saludo
    Carmen
    PD: No se si tendré mal configurado mi blog o que pasa, pero en mi blog te tengo en la lista de favoritos y no se me actualizan las páginas que subes, sabes a que se puede deber? (carmen.tuporaki@gmail.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, Albarracín está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España y la verdad es que su casco histórico lo merece. Está muy bien conservado y pasear por sus calles es trasladarse al pasado.
      el tema de las actualizaciones lo tengo que mirar, ya había notado que tenía menos comentarios y supongo que es por esto.

      Gracias por avisar. Un abrazo,

      Eliminar
    2. Próximamente os contaremos las rutas que hicimos por la Sierra de Albarracín, pero Albarracín se merecía una entrada exclusiva por su belleza.

      Eliminar
  2. Marian me convenció a mi tambien. Albarracin y Teruel estaban en la lista pero el tiempo no daba. Lo dejamos para otra visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, la próxima vez no puedes perdértelo. Aragón tiene unos rincones increibles, estoy segura de que os enamorarán.
      Avisa cuando vuelvas.
      Un abrazo,

      Eliminar
  3. Preciosa recomendación de Albarracín y su sierra. ¡Enhorabuena! Las fotos son espectaculares y la descripción, paso a paso, resulta una excelente idea. ¿Qué tendrá Albarracín para que guste tanto? :)
    Muchas gracias por mencionar el blog. Espero que os gustara el Molino el Gato y su entorno.
    Un saludo, viajeros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marian por trasladarnos a Albarracín y hacernos desear estar allí y adentrarse en su historia.
      El Molino del Gato nos pareció un lugar especial, donde descansar y reponer fuerzas.
      Saludos

      Eliminar
  4. Se ve un sitio precioso que me encantaria visitar en cuanto pueda ^^
    Nosotros somos nuevos en el mundo de los blogs viajeros y acabamos de inagurar uno, pero nos vamos a quedar por aquí para ir aprendiendo y viendo otros blogs :)

    Un saludo,

    Ilwën

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenidos a este mundo... estaremos atentos para no perdernos vuestros viajes.
      Un saludo,

      Eliminar
  5. Ya le tengo ganas a Albarracín, muy buen artículo y espero que antes de marcharme pueda visitarlos. Nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jaime. A ver si puedes acercarte y si no seguro que hay más oportunidades después.
      Un abrazo,

      Eliminar
  6. Hace unas semanas estuvimos visitando Albarracín, una ciudad que le teníamos ganas y que nunca nos decidíamos a visitar. Nos ha encantado, nosotros también realizamos una ruta con el andador y parte con otra para que nos enseñaran la catedral, ya que actualmente está en obras. Próximamente escribiremos en el blog sobre este pueblo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no defrauda, verdad? Estaré atenta a vuestras impresiones en el blog.
      Un abrazo,

      Eliminar
  7. No sabéis el tiempo que hace que tengo El Albarracín anotado en mi hoja de "lugares preferentes" a visitar ... pero ... puff, entre unas cosas y otras al final lo voy dejando ... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa a todos, tenemos tantas historias que las cosas que vemos más asequibles las vamos dejando y se nos pasa el tiempo sin visitarlas.
      merece la pena Alfonso, os animo a que viajeis pronto por la zona.
      Un abrazo

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria