2 de noviembre de 2013

Una visita al Monasterio de Piedra (Zaragoza)

 

"No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción." Tagore





Hay un lugar precioso en la sierra del Sistema Ibérico, a 120 km de Zaragoza, en el termino municipal de Nuévalos, perfecto para una escapada desde Zaragoza.

Se trata del Monasterio de Piedra, un parque natural donde el agua es la protagonista principal, un lugar sorprendente pues es como un paraíso inesperado y sorprendente.

Cuando Monasterio de Piedra nos propuso visitarlo nos pusimos en marcha y elegimos uno de los momentos más bellos del año para acercarnos allí. El otoño.

Teníamos nuestras dudas, pues el verano se estaba alargando y no sabíamos si los colores del otoño habrían llegado ya. Enseguida disipamos nuestros temores. La estación más bonita del año, en mi opinión, estaba allí en su máximo esplendor.

Las fotos que íbamos haciendo eran increíbles por su colorido y su belleza, no dábamos crédito ante una gama tan extensa de amarillos y ocres, salpicados por naranjas y verdes.

Un lugar perfecto donde viajar con niños. Pequeños y mayores disfrutarán viendo el agua brotar y caer en cascadas espectaculares con una potencia brutal o correr apaciblemente en arroyos y pequeños regueros surcando la piedra.

Se trata de un paseo sencillo, de unas dos horas y media que nos conduce por subidas y bajadas asequibles, hacia una sucesión de cascadas, grutas y lagos precioso, entre frondosas extensiones de bosque.

 
 Ha sido el río Piedra el que ha modelado, como si de un escultor se tratara, la roca y ha formado lagos de cuento como el del Espejo o imponentes cascadas como la Cola del Caballo, que esconde una fabulosa gruta natural tras su tremenda cortina de agua.
Otra visita que el día nos deparaba era el monasterio cisterciense que junto con Veruela y Rueda son los ejemplos perfectos y principales muestras de este orden en Aragón. Haríamos la visita guiada al recinto monástico, que sale cada cuarto de hora más o menos y que desde luego merece la pena para conocer la apasionante historia del lugar.

Fundado por la orden del Císter, a demanda de D. Alfonso II de Aragón y su esposa Doña Sancha, fue construido en el sobrio románico y con pinceladas de gótico en sus inicios, para apropiarse del barroco en sus siglos posteriores. Lo que vemos es el trabajo de una gran obra de restauración ya que el monasterio fue abandonado durante algunos años debido a la desamortización de Mendizabal, antes de pasar a manos privadas, y en ese tiempo fue duramente saqueado. La mayoría de sus estatuas han sido decapitadas y mutiladas y aun podemos verlas así en nuestros días.

El claustro del cenobio es un lugar relajante. La parte de arriba es una hospedería

La cubierta de la iglesia está totalmente desaparecida, debido también a estos actos de pillaje, y sin embargo, el monasterio transmite una belleza abrumadora.
El ábside y las capillas laterales de la iglesia

 
En la visita veremos el claustro, con un precioso y apacible jardín en su centro y cuya parte de arriba pertenece a un hotel.

Los corredores del claustro con sus arcos apuntados
 La sala capitular, sorprende por su impresioante fachada compuesta por ventanales y finas columnas, era lugar de lectura del capítulo y de muchos actos importantes en la vida de los monjes.

Entrada a la magnífica sala capitular
La iglesia, el pasadizo de los Conversos; la cocina conventual, lugar donde se elaboró por primera vez en Europa chocolate allá por el año 1535 y el gran refrectorio que aloja una réplica del Retablo Gótico-Mudejar Tríptico Relicario del Monasterio de Piedra, con escenas de la vida de Jesús y de la Virgen maravillosamente pintadas y cubiertas con oro.
También se visitan el Museo del Vino D.O. Calatayud y el Museo de Carruajes.
El conjunto ha sido declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Cultural.
No podemos sino recomendar esta visita, pues es un paraje incomparable natural y cultural para disfrutar en todos los sentidos.



28 comentarios:

  1. Hola, el año pasado estuve por allí en otoño y me encantó, un sitio precioso, la naturaleza espectacular y el monasterio muy bonito, no hay nada que no me gustase. bueno sí, lo largo que es el trayecto en bus desde Zaragoza, pero bueno, eso es aparte. Preciosas fotos que me han recordado la estupenda escapada de hace justo hoy un añilo. Gracias por llevarme allí de nuevo. Un saludito ;.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te gustase, es muy bonito, verdad? sobre todo porque no te esperas un lugar así en ese entorno tan seco.
      Un besico,

      Eliminar
  2. Que bonito el monasterio y el parque es una pasada! Nosotros lo visitamos en Marzo y nos encantó pero con los colores del otoño es más bonito aún.
    Y qué rico el vino blanco hielo de Calayud!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El parque y el monasterio son una visita perfecta. Creo que cualquier época del año es perfecta, pero en verano hay más aglomeración.
      Y la D.O. de Calatayud... rica eh???
      besos

      Eliminar
  3. El Monasterio de Piedra es una pasada, yo lo visité en Marzo y me encantó aunque con los tonos del otoño está más bonito aún. Y qué rico el vino blanco hielo de Calatayud!!! ^-^
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier época del año merece una visita a este lugar.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Que fotos mas bonitas! invitan a visitar el lugar, que parece muy bonito e interesante! Hace mucho que no me paro por esa zona ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay que ponerle remedio, Verónica... ya ves que hay sitios muy chulos por aquí.
      Un abrazo,

      Eliminar
  5. Nosotros también lo visitamos en otoño y nos encantó, el paisaje es una pasada! Me ha gustado recordarlo a través de tu post.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anna, yo he estado varias veces y no lo recordaba tan bonito.
      Besos,

      Eliminar
  6. No dejamos de admirar la belleza de nuestro Monasterio de Piedra, al que el otoño, con sus colores, le sienta estupendamente. Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, le sienta de maravilla el otoño. Yo no podía dejar de admirar los colores.
      Besicos.

      Eliminar
  7. Qué bonito!! Yo tengo pendiente una visita por allí, quería haber ido en otoño también pero de momento creo que será imposible :( Menos mal que gracias a tu post puedo ver lo bonito que está :) Un saludito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que puedas venir pronto y verlo por ti misma, es una gozada de sitio.
      Un besico

      Eliminar
  8. He estado un par de veces en el Monasterio y la verdad es que es precioso... Como dices es una buena escapada desde Zaragoza.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una escapada muy habitual para los zaragozanos, excursiones escolares o familiares, yo recuerdo haber ido desde bien pequeña.
      Besos

      Eliminar
  9. Hola Cool!!!

    Ya te comenté que me faltó poquito para ir a conocerlo, pero ahora me alegro, porque tengo excusa para ir a conocerlo con vosotros dos, y muy bien.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves lo bonito que es el lugar. Una excusa más para venir a Aragón, a parte de su gastronomía y sus gentes jejeje...
      Te esperamos

      Eliminar
  10. Siempre he pensado que el monasterio de piedra es el típico lugar que si estuviese en otro país, estaríamos maravillados y seríamos capaces de organizar un viaje sólo para visitarlo ... peeeero, está en España ... y ... son las típicas cosas que dejamos de lado (no hablo por mi).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario está lleno de razón... y no solo eso, me atrevería a decir que si le añades que está en Aragón, aun pasa más desapercibido. A pesar de estos inconvenientes, es tan maravilloso que no le faltan visitantes.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un saludo,

      Eliminar
  11. A mí me impresionó un montón el Monasterio de Piedra. La verdad es que sorprende encontrarse un sitio así en medio del paraje seco y árido que lo rodea... O al menos cuando yo estuve que era verano, el entorno al Monasterio de Piedra estaba bastante seco.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, en mitad de la sierra ibérica, que no destaca por su vegetación frondosa precisamente, aparece este oasis de bosque y agua... es una gozada.
      Besos,

      Eliminar
  12. Mira que le tengo ganas al Monasterio de Piedra y a Zaragoza con su Aljafería. Tendré que pensarme en serio una escapada por esa zona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene fácil solución, os prestamos un sofá, solo teneis que avisar ;-)

      Eliminar
  13. Que fotos tan bonitas!!! Yo estuve hace poco y me encantó.
    http://itsebcblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eider,
      el lugar es muy fotogénico. Creo que a todos nos encanta el Monasterio de Piedra, verdad?
      Gracias por pasarte.
      Un abrazo,

      Eliminar
  14. Este fin de semana hemos estado visitando el monasterio de piedra, aunque daban lluvia, al final pudimos disfrutar de este maravilloso lugar. Preciosas fotos que me confirman que en otoño es una visita obligada.

    Saludos, Belén y Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que nuestra última visita este otoño nos ha quitado el aliento por la belleza del paisaje.
      Aunque cada estación del año hacen especial al Monasterio de Piedra.
      Un abrazo,

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria