15 de agosto de 2012

Perú: el País del Misterio


Perú es un lugar fascinante, por sus paisajes, por su historia, por su gastronomía… también tiene lugares misteriosos, intrigantes, mágicos y estremecedores.
Creo que el primer lugar en la lista de lugares del misterio lo ocupan las Líneas de Nazca, geoglifos trazados en el desierto, en un área conocida con valle o pampa del Ingenio, por la cultura Nazca. Su significado todavía es un enigma, aunque hay varias hipótesis y teorías que intentan explicar el porqué de estas enigmáticas figuras.


La mejor forma de ver los dibujos en el desierto es desde el aire y es fácil conseguir una plaza en cualquiera de las compañías que operan en el pequeño aeródromo de Nazca. Además del vuelo, hay que pagar una tasa de 25 soles. Una advertencia, es fácil marearse en las pequeñas avionetas que surcan los cielos de Nazca, así que lo mejor es tomar alguna pastilla contra el mareo (en mi caso fueron dos) y seguir concienzudamente los consejos del piloto y copiloto. A mi me funcionó aunque no todos los pasajeros acabamos en iguales condiciones.
Las extrañas manos de cuatro y cinco dedos

El dibujo de los geoglifos se ha llevado a cabo removiendo la capa superior de terreno, dejando a la vista el estrato inferior que destaca en un tono más claro. La aridez de la zona y las nulas precipitaciones del lugar, se dice que no llueve desde hace cuatro siglos, han colaborado a la conservación de los dibujos.
Para mi fue un sueño cumplido ver desde el aire las misteriosas líneas y mereció la pena la rápida parada que hicimos en la ciudad de Nazca para ver el famoso colibrí, el  mono, la araña o el desconcertante “astronauta” y unas siniestras manos, una de ellas con cuatro dedos...
"El Astronauta", es para alguno estudiosos clave en este misterio. Está ubicado en situación de superioridad sobre las demás figuras y parece saludar al cielo.
La figura antropomorfa de "El Astronauta" es para algunos la clave del asunto
No lejos de allí, a unos 30 km, el desierto esconde otro inquietante lugar, la Necrópolis de Chauchilla.
Llegábamos al caer la tarde, con la última luz del día, en un destartalado Dodge clásico. Tan solo un puñado de personas estábamos allí, un viento fuerte azotaba nuestras caras. No ves nada, tan solo agujeros en el suelo cubiertos con unas improvisadas techumbres. Nos acercamos en silencio y la visión inquieta al más sereno: blancos huesos resaltan sobre los marrones ropajes, el negro y largo cabello de las momias y las cuencas rellenas con algodón. Silencio solo quebrado por el viento que soplaba.

Las largas cabelleras rodean por completo la momia

Las siniestras calaveras miran eternamente al cielo de Chaullilla y parecen reirse de nosotros con sonrisas congeladas en el tiempo
 Se trata de tumbas pre-incaicas, la mayoría de ellas saqueadas por los huaqueros, de las que poco queda, tan solo la momia en posición fetal, con larguísimos cabellos y algunas cerámicas, muchas de ellas destrozadas por los saqueadores si no las encontraban de interés. El lugar es tan terrorífico de noche que se cuenta que estos ladrones de tumbas tomaban alcohol y drogas y solo en este estado de embriaguez e irrealidad eran capaces de llevar a cabo su siniestro cometido.

Aun pueden verse partes cubiertas de piel, en el detalle se aprecia perfectamente el pie de la momia


La Iglesia de San Francisco, en Lima, acoge otro extraño lugar. El recorrido te lleva por el claustro, la preciosa biblioteca, el refrectorio y la principal visita: las catacumbas.
Las lúgubres y oscuras galerías alojan hasta 70.000 enterramientos. Lo más siniestro del lugar es que los huesos están clasificados por tamaño y forman figuras macabras (no se permiten fotografías).

Otra necrópolis nos espera en el camino: Sillustani, a 35 km en coche desde Puno. Imponentes torres funerarias o chullpas se alzan en lo alto de una colina, a orillas del lago Umayo a 4.000 metros de altitud. Su construcción se atribuye a los collas, uno de los reinos aymara que habitaron el altiplano, y posteriormente a los incas, y es fácil reconocer la diferencia entre ambos estilos.
 Las chullpas que pertenecen al periodo aymara eran construidas con una estructura de piedras sin pulir unidas con argamasa. Las que datan de una época contemporánea al dominio del Incanato poseen un revestimiento tallado de forma regular.
Las momias en posición fetal eran introducidas en la cámara mortuoria de la chullpa, con una puerta siempre orientada al este, junto con sus pertenencias y las ofrendas necesarias para que el difunto disfrutara de su nueva existencia.
Estas chullpas eran utilizadas por la familia, es decir, podían albergar varias momias en su interior y se cree que eran para familias de alto rango social, de la nobleza colla.

El Museo de los Santuarios Andinos, en Arequipa es otro lugar muy interesante, antropológicamente hablando.
Pasaban 10 minutos de la hora del cierre cuando llegábamos, sin aliento por la carrera, a la puerta del museo. Milagrosamente, nuestro amigo Gustavo, que nos estaba mostrando su maravillosa ciudad, consigue que nos dejen pasar y realizamos la visita en la más absoluta soledad, no quedaba nadie en el museo y un vigilante iba detrás de nosotros apagando las luces.
El museo gira en torno a la momia Juanita, encontrada prácticamente intacta en el nevado Ampato. La guía que nos acompaña explica las cosas de una forma muy didáctica y amena, nos hace revivir las últimas horas de Juanita y casi podemos imaginarla, caminando con su indumentaria ritual hacia su muerte. Murió de un golpe en la sien.
Por fortuna pudimos entrar pues es una historia muy interesante, cómo vivió y fue criada desde muy pequeña para su sacrificio y también cómo fue encontrada en 1995.
No muy lejos de allí hay otra visita mágica, el Monasterio de Santa Catalina que los martes y jueves abre por la noche. Las callejuelas de esta ciudad dentro de la ciudad se iluminan con la caída de la tarde, no tanto las celdas que se pueden ver alumbradas por la tenue luz de unas velas, sin embargo, es fascinante el juego de luces y de sombras, el colorido de las calles del monasterio se intensifica y la magia te envuelve. Yo recomiendo esta visita por la noche y Gustavo, que ha tenido la oportunidad de ver el monasterio con la luz del día, salió maravillado y agradecido por poder compartir con nosotros la experiencia de verlo a la luz de los farolillos y las velas. Se respira otra atmósfera, misteriosa, sorprendente y maravillosa.


 
Este inmenso complejo histórico, en el que llegaron a vivir hasta 500 monjas de clausura, comenzó a edificarse en la primera mitad del siglo XVI, con sillar, el más importante exponente de la arquitectura colonial de Arequipa.


Una de las ruinas del incanato más intrigantes es Quenqo, del que se desconoce su nombre original (este fue impuesto por los conquistadores) y su finalidad.
Se supone que es uno de los santuarios más importantes de este periodo y pudo ser un centro de adoración, un altar, un observatorio solar…  sus galerías y cuevas internas hacen que el lugar sea una visita interesante y si tienes suerte algún guía puede contarte historias que mezclan realidad, leyenda e imaginación a partes iguales.

 
Por sus canales zigzagueantes pudo circular chicha, sangre o agua, no está claro, al igual que tampoco se sabe si su altar excavado en una caverna pudo servir para algún tipo de sacrificio a la Pacha Mama o madre tierra.


Quenqo se puede visitar con el boleto turístico  y está muy cerca de Sacsayhuaman (Cusco), a 1 km escaso de estas ruinas.

En esta relación del misterio, podríamos haber incluido la mayoría de las ruinas incas, ya que poco o nada se sabe de ellas puesto que esta cultura no utilizaba la escritura y sólo sabemos de ellos a través de las crónicas que nos dejaron los españoles, plagadas de errores y malinterpretaciones por las diferencias culturales y religiosas existentes entre ambos mundos.
Pero esta confusión no hace sino acrecentar la magia y aumentar el poder de atracción que estos lugares nos producen y los  recorremos fascinados y embriagados por la historia mientras dejamos volar nuestra imaginación hacia los secretos que nos ocultan las piedras.

20 comentarios:

  1. Que ganas de conocer Perú, y sobre todo Nazca, cuanto misterio a su alrededor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con Nazca, nos fuimos más intrigados de lo que llegamos.
      Un abrazo,

      Eliminar
    2. Mi mujer es de Nazca y por tanto la conozco bastante bien, ya que he ido numerosas veces, te diré que la ciudad es normalita, aunque bien tranquila, pero las lineas y Chauchilla son dignas de ver. Un saludo

      Eliminar
    3. La ciudad y alrededores no pudimos conocerlos bien, por eso no puedo opinar. Pero las dos visitas: Líneas de Nazca y Chauchilla merecen el paso por Nazca.
      Te agradezco mucho tu opinión, tan de primera mano.
      Saludos,

      Eliminar
  2. Preciosas fotos, qué bonitas. Qué valiente montándote en la avioneta, yo no sé si me atrevería, me dan yuyu las alturas, aunque las vistas merecen la pena. Me ha encantado la entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,
      Si vas a Perú te recomendaría que te atrevieras a hacerlo, en nuestro grupo íbamos dos personas a las que les da miedo volar, una de ellas tiene realmente pánico y al bajar dice que mereció la pena.
      Ahora hay más seguridad que antes, van dos pilotos. Es la única manera de disfrutar bien de las vistas, pues hay una torre pero desde ella solo puedes ver dos dibujos y es una pena.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Jejejeje, a mí Santa Catalina a la luz de las velas me parecío muy tétrico, sobre todo la sala dónde ponían a las monjas fallecidas. El cementerio de Chauchilla no lo visité (por suerte), digamos que esta clase de lugares no me gustan mucho, por no decir nada, jejejeje. Una buena entrada para los amantes de lo misterioso!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de reconocer que somos unos amantes del misterio, de lo inquietante... de ahí nuestro ilusión por ver Nazca, Chauchilla... llevábamos la historia bien aprendida...
      Besos

      Eliminar
  4. Menos mal que ya he ido porque si no me lo pensaría dos veces, jejeje. Viéndolo así si que es un país lleno de misterio y ritos algo siniestros...

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... no es para tanto, es que soy un poco peliculera y le he dado esta orientación, ya sabes que en realidad es un país muy bonito con gente estupenda.
      Un abrazo,

      Eliminar
  5. Madre mía, los pelos de punta tengo. Me encantan las fotos y al relato le doy un 10. Sigo esperando más ;-)

    besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! a ver si me pongo con el diario de viaje de nuevo.
      Besicos,

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Muchas gracias, a mi me encanta que te encante ;-)
      Un besico

      Eliminar
  7. Muy buena selección de lugares misteriosos peruanos.
    Me he quedado de piedra, primero con las melenas de los esqueletos de Chauchilla, porque pensaba... y tanto tiempo después cómo les aguanta sujeto?? Pero ya cuando he visto el pie. ¡Uff! Escalofriante...
    Me quedaron unos cuantos sitios que comentas pendientes pero Q'enqo y la Momia Juanita me gustaron mucho.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado la selección y que coincidas con algunos de los lugares misteriosos.
      Las momias eran muy inquietantes, la verdad, sobre todo el ambiente en que las vimos, con el viento soplando, solos, el sol poniéndose... buf, fue una pasada.
      Un beso,

      Eliminar
  8. Solo las fotografías de las momias ya son sobrecogedoras así es que la experiencia...de película!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La necrópolis de Chauchilla es un lugar espeluznante, pavoroso... nos fascinó!!

      Eliminar
  9. ¡Tanto todavía por concretar en las culturas precolombinas! :) Nasca genera muchos interrogantes aunque a nosotros nos parece que atribuirlos a marcianos es minusvalorar la capacidad (y el tiempo) que los nasca y otras pueblos dedicaban al estudio de los cielos, entre otras muchas cosas... Machu Picchu es también otro lugar magnífico para hacerse preguntas, incluso relacionadas con el polémico Bingham... Sobre todo después de que se confirmara que la ciudad perdida de los incas aún no ha sido encontrada,je,je,je...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesate todo lo que aportas. En realidad no creo que se esté atribuyendo a los extraterrestres la autoría de las líneas, sino más bien, hay teorías que dicen que se podrían haber trazado para ellos, por parte de los Nazcas. Es tan apasionante todo lo que rodea estas misteriosas lineas que aun las hace más interesantes para nosotros. Por más que leo sobre el tema, no consigo encontrar una explicación que me convenza al 100%
      Gracias por pasarte y darnos tu visión del tema.
      Un saludo,

      Eliminar

Diseño web por Hazhistoria