27 de agosto de 2011

Ruta Gastronómica por La Rioja


En anteriores incursiones a nuestra comunidad casi vecina habíamos tenido la oportunidad de visitar bodegas como MARQUÉS DE RISCAL, MARQUÉS DE CÁCERES y el MUSEO DE LA CULTURA DEL VINO DINASTÍA VIVANCO, en Briones.

La primera en plena Rioja Alavesa es una bodega con solera que nos ofreció una visita guiada que terminó con una cata de varios de sus vinos. Impresionante la colección de botellas de vino de todos los años que poseen.

El Museo de Briones es una entretenida visita que te adentra en el mundo del vino, la cosecha, la fabricación de barricas, los corchos, olores y colores, etc. En su restaurante degustamos un menú riojano con vistas a los viñedos.

Marqués de Cáceres, en Cenicero, también nos obsequió con una visita y una degustación de sus grandes vinos.

En esta ocasión no hemos visitado bodegas pero si hemos hecho turismo gastronómico por la C/ Laurel y adyacentes de Logroño y algún menú típico riojano por los pueblos de la zona.

Mencionar la C/ Laurel es nombrar la catedral del pincho en Logroño (“pintxo” al norte del Ebro, “pincho” al sur).

Bares míticos como el Perchas en la Travesía del Laurel, donde su único pincho: la oreja de cerdo rebozada, es un manjar que su regente te sirve con orgullo.

En la C/ San Agustín 14, La Gota de Vino te ofrece el “Zorropito” un bocadillo de lomo con jamon york y queso aliñado con un suave ali-oli, simplemente exquisito.

Seguimos por el Pata Negra con un bocadillito de jamón y queso de tetilla caliente o por unos consistentes rotos de chistorra o morcilla en Los Rotos (no aptos para estómagos delicados), que también los podéis probar en otro establecimiento gemelo, en la C/ San Juan, cerca de la concatedral.

Unos pintxos de champi o sepia en el Bambi, otro bar con solera, donde la sepia tampoco es para perder el sentido pero los champis los hacen bien.

Mucho mejor estaban los champis y la sepia en La Cueva en la C/ San Juan, que parece ser que es la calle donde tapean los logroñeses intentando alejarse de la concurrida y turística c/ Laurel.

En esta misma calle merece una mención especial el pincho de tortilla con picante del Rey de la Tortilla, ojo con el picante, sólo es un aviso.

Y volviendo a la calle Laurel una visita al Casa Pali con sus dos crepes estrellas la de queso, setas y gambas y la de solomillo, champiñón, cebolla caramelizada y reducción de pimiento del piquillo, mucho mejor esta última.

Y para terminar nuestro resumen de estos días de tapas un pincho mítico: el “Tio Agus” del Bar Lorenzo, con su salsa especial es uno de los mejores de la zona.



Por la noche en Sorzano, nos alojamos en la Posada del Arriero y cenamos en su restaurante que es una pequeña joya oculta. En su elegante comedor nos sirvieron una ensalada con setas y jamón, aderezada con queso idiazábal; como platos fuertes una lubina al orio y unos solomillos ibéricos con salsa de hongos. Los postres no nos iban a dejar indiferentes: una tarta de queso caliente y una torrija con helado de violetas. Regado con un Baigorri rosado. El precio fueron unos 70€. No es barato pero la calidad era extraordinaria. Poseen un menú degustación por 25€ y las bebidas aparte.
Los Postres del Arriero
 

Un lugar recomendable para una ocasión especial y su posada también es un agradable sitio para descansar después de un día de turismo.

La habitación doble cuesta 72€ si coges desayuno, que sirven por la mañana en su pequeño comedor y consiste en café, infusiones, zumo, tostadas y bollería tradicional: madalenas, bizcochos, pastas o rosquillas. (hab. 60€ sin desayuno)

El lugar está decorado con gran gusto, la habitación que nos tocó es amplia y tiene un baño grande en el pasillo que es privado, no compartido, y posee todos los complementos necesarios.

Para terminar nuestra ruta, y después de una visita a los dos Monasterios de San Millán de la Cogolla, Yuso y Suso, nos acercamos hasta Nájera para finalizar nuestro periplo gastronómico por La Rioja con un consistente menú a base de Patatas a la Riojana y unas costillas de cordero. Muy buena cocina riojana en Los Parrales en la C/ Mayor a un precio bastante asequible dada la calidad de la comida: 18€ el menú consistente en los dos platos con vino, agua y postre. Total unos 40€ los dos.

1 comentario:

Diseño web por Hazhistoria